Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}

De policías a halcones

Por: Agencia Freelance, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Investigaciones

San José del Cabo, México.- Cuando la tarde del pasado 7 de agosto un convoy de efectivos de la Secretaría de la Marina, circulaban sobre la carretera transpeninsular en el cruce de la glorieta, localizada casi frente al estadio Copa México 70, alcanzaron a observar que eran seguidos a cierta distancia por una patrulla de la Policía Municipal de Los Cabos, Baja California Sur.

Los marinos –según datos recabados por Metrópoli-- buscaban capturar a un cabecilla de la delincuencia organizada, después de haber planeado y preparado todo un operativo.

De tal modo que tras observar la actitud sospechosa de los agentes de seguridad pública, sobre todo porque uno de ellos, venía hablando por teléfono celular, intuyeron que estaban pasando información a los delincuentes sobre su ubicación y el rumbo hacía donde se dirigían.

Así, los efectivos de la Secretaría de Marina, desactivaron el operativo, parqueándose en el estacionamiento de la Tienda Elektra, justamente enfrente de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos.

Los militares esperaron el paso de la patrulla, marcándole el alto y solicitando que se acomodaran en el estacionamiento.

Fue entonces que –tras lograr el cometido—se acercaron y encañonaron a los policías, desarmándolos completamente y solicitando sus teléfonos celulares.

Los agentes de seguridad se negaron y entonces empezó una fuerte discusión verbal, según un efectivo de la Secretaría de la Marina, palabras más o palabras menos, en el siguiente tono:

Marinos:¿Por qué nos vienen detrás de nosotros?

Policías: Venimos de apoyo

Marinos: Nadie está pidiendo apoyo

Policías: Pero queremos apoyarlos

Marinos: ¿Por qué estaban llamando por teléfono? ¿A quién le estaban informando sobre nuestra ubicación?

Policías: Eso no es cierto ¡cabrones!

Marinos: ¡Como chingados no! ¿A ver sus celulares?

Policías: ¡Ni madres porque te lo voy a enseñar!

Marinos: Sino tienen nada que esconder, entonces muestren sus teléfonos.

Así, empezó el jaloneo por los equipos de comunicación, lanzándose amenazas y mentadas de madres, unos a otros.

El connato de enfrentamiento terminó cuando los efectivos de la Secretaría de Marina, lograron someter a los siguientes policías sospechosos en Los Cabos.

1.- Jesús Leyva Valenzuela, comandante.

2.- Josué Amílcar Segura y Aníbal Borbón, así como un grupo al mando del teniente Efraín Flores.

Desde luego que la incautación de los teléfonos de los agentes policiacos no fue un operativo planeado, sino más bien una acción improvisada de los elementos de la Secretaría de Marina, por las siguientes razones:

1.- Evitar la filtración de información sobre su ubicación físicamente, cuando realizaban el operativo.

2.- Obtener información de la posible conexión de agentes con células de la delincuencia organizada.

3.- Entregar los equipos al Agente del Ministerio Público de la Federación, a fin de que inicie una Averiguación Previa en contra de los propietarios de los teléfonos, en caso de encontrar elementos.

Según un abogado consultado por Metrópoli, el caso del decomiso de celulares es “complejo” jurídicamente, en virtud de que se no se trató de un operativo que llevara un procedimiento de manera ordenada.

De tal modo que –desde su punto de vista—“no servirá de nada al final del día para poder procesar y castigar jurídicamente a los elementos sospechosos de colaborar con delincuentes”.

Más bien –de acuerdo a la opinión—“pudiera servir únicamente de escarmiento para los agentes policiacos que sirven de halcones a la delincuencia organizada”.

 

El Hallazgo

Desde luego que lo primero que hicieron los agentes sospechosos fue tratar de “victimizarse” públicamente, y quienes –según un elemento de la Secretaría de Marina—“formarían parte de una red de elementos que pasaron de policías a halcones de la delincuencia organizada”.

Durante todo este tiempo –y de acuerdo al historial encontrado en los aparatos telefónicos de algunos de ellos— hicieron lo siguiente:

1.- Informar a células de la delincuencia organizada sobre el inicio de operativos, entregando información como nombres de algunos elementos participantes, número de unidades, ubicación actual y rumbo que estaban tomando las unidades participantes.

2.- Filtrar fotografías e información a reporteros sobre homicidios, particularmente ligados a los hermanos y ex alcaldes, Narciso y José Antonio Agúndez Montaño, violentando el Derecho de las Víctimas, tras entregar información de personas asesinadas y grotestas fotografías de la escena del crimen que circulan en el portal El Mundo Digital y las cuentas Fake News de Foro Choyero, Ciudadanos Concientes, Los Cabos Alerta y Sin Censura, entre otras.

3.- Generar grillas internas en la policía municipal de Los Cabos, bajo el argumento de que “el director no los acuerpaba”, no había dialogo con los elementos y quejándose todo el tiempo del trabajo de la policía.

Después de verse descubiertos, y según una nota difundida en el portal El Mundo Digital, los agentes sospechosos dijeron que el decomiso de sus celulares “fue una acción ilegal”, derivado de que se estaban violando sus garantías individuales.

Inclusive “no descartaron irse a un paro general en un acto de protesta”, ya que sin ningún soporte jurídico o explicación la Secretaría de Marina les había decomisa sus celulares”.

 

El Origen

Los policías bajo sospecha de participar con la delincuencia organizada, y los cuales hoy promueven la división al interior de la Policía Municipal de Los Cabos, son los mismos que vienen solapando y protegiendo la escalada de violencia entre grupos criminales, porque casualmente  siempre “llegan tarde” o “a veces ni van”, cuando es reportado un ataque armado en San José del Cabo.

Inclusive, según su propio historial dentro de la policía municipal de Los Cabos, cuando se han registrado algunos crímenes en sus sectores, sospechosamente “andaban patrullando en otros puntos”, lo que deja ver el tamaño de su complicidad.

Los mayoría de los integrantes de esta red de policías-halcones, de acuerdo a los expedientes de la propia Policía Municipal de Los Cabos, ingresaron a la corporación en los gobiernos municipales de los ex alcaldes Narciso Agúndez Montaño en 1999, y José Antonio Agúndez Montaño en el 2011, cuando el jefe de la plaza del narcomenudeo de San José del Cabo, era José Guadalupe Acosta López “El Javier”, asesinado en julio de 2016 en Culiacán, Sinaloa.

Casualmente, y según un reporte de la Fuerzas Militares, “El Javier” inició operaciones como jefe de la plaza del narcomenudeo en 1999, después de que Narciso Agúndez Montaño, tomara protesta como alcalde de Los Cabos.

En aquel tiempo –de acuerdo al reporte— y para tomar el control del territorio, el estrenado jefe de la plaza, habría ordenado el crimen primero del narcomenudista identificado con el alias de “El Banny”, y después de “El Pelón”, este último chofer de Oscar Daccarett, compadre del entonces alcalde cabeño, Narciso Agúndez Montaño.

Así, José Guadalupe Acosta López “El Javier”, se empoderó de San José del Cabo, alcanzando la cúspide de su carrera delictiva en el 2011, cuando el hermano de Narciso, José Antonio Agúndez Montaño, alcanzó la presidencia municipal de Los Cabos, y donde dicho sea de paso, el actual director del portal El Mundo Digital, Jorge Castañeda Ibáñez, fungió primero como director de Comunicación Social de la Policía Municipal de Los Cabos, y después de vocero del alcalde José Antonio Agúndez Montaño.

 

 


BCS, Halcon, Policía, SanJosedelCabo

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}