Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}

Llovió como nunca en BCS

Por: Gerardo Zúñiga Pacheco, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Investigaciones

San José del Cabo, México.- En el reporte histórico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la última vez que llovió de esta manera en Baja California Sur, tras el paso la tormenta tropical “Lidia”, fue en 1933.

La persistente, duradera y abundante lluvia que generó los 890 milímetros de agua en un tiempo record de 48 horas, según el propio histórico oficial, es equivalente a tres años de lluvias que no supera normalmente el promedio de 282 milímetros en un año por el clima seco y la escasa precipitación en el caso del estado sudcaliforniano.

La población más castigada por la furia de “Lidia”–de acuerdo al reporte levantado el 31 de agosto por Conagua-- fue Cabo San Lucas con 446 milímetros, seguido de San José del Cabo con 420, y La Paz con 90.10.

El pronóstico meteorológico más halagador que se presentó en el seno del Consejo Estatal de Protección Civil de Baja California Sur fue una precipitación ese mismo día de entre 150 y 250 milímetros, lo que quedó muy por debajo de las proyecciones oficiales.

El director local de Conagua, Luis Alfonso Martínez Plata, y durante una entrevista exclusiva con Metrópoli, anticipó oportunamente lo que se veía venir, cuando este medio preguntó si podría repetirse el mismo fenómeno natural del huracán “Harvey” en Estados Unidos por el tema del cambio climatológico.

La conclusión del funcionario federal fue que sí, tomando como base el gigantesco tamaño del radio de la tormenta tropical que influyó en el estado del tiempo de Colima, Ciudad de México, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Sonora, y cubrió casi la totalidad de los 73 mil 909 kilómetros cuadrados de Baja California Sur, cuando estaba encima del estado, lo que vino a poner en evidencia de que “Lidia” era, sin duda alguna, una “súper tormenta”.

Aunque está catalogada como tormenta tropical, lo importante o que lo tenemos que tomar en cuenta, es la cantidad de lluvia que va a generar en el estado”, advirtió el director de Conagua e informó que “el aviso iba principalmente para las personas que habitaban los causes de arroyos o bien en puntos aledaños, porque se espera que el agua de lluvia que escurra esta vez sea más que en otras ocasiones”.

--Las altas temperaturas o el intenso calor que se ha registrado en el estado ¿tendrá alguna repercusión o vínculo con la tormenta tropical?, se le preguntó.

--Claro que sí, nosotros estamos registrando la temperatura de ayer y el día de anteayer (25 y 26 de agosto) la temperatura sobre la superficie del mar en el sur del estado de entre 31 y 30 grados celsius, son temperaturas cálidas que sabemos que pueden ser fenómeno para el desarrollo de este tipo de fenómenos (…) meteorológicos, debemos tomar en cuenta estos avisos, porque sí es importante la cantidad de agua que se puede precipitar aquí.

Desde un principio, las primeras imágenes satelitales presentadas por el Sistema Nacional Meteorológico de México, y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, exhibieron la dimensión de la poderosa tormenta tropical, lo que era un presagió de que llovería como nunca en la historia del estado.

Comparativamente hablando, y únicamente para poner en contexto el tamaño de la precipitación, Baja California Sur, en México, con “Lidia” registró 890 milímetros de agua, y Houston, Texas, Estados Unidos, con el huracán “Harvey”, tuvo mil 200 milímetros, lo que dimensiona claramente el volumen de agua que cayó sobre el territorio de Los Cabos, La Paz, Comondú, Loreto y Mulegé.

 

Los arroyos

Por su situación geográfica, el estado de Baja California Sur, está prácticamente construido en medio de arroyos naturales de agua.

Con 43 cuentas hidrológicas oficialmente registradas, de la cuales 4 son compartidas con Baja California, los riachuelos son los principales conductos de circulación de agua bronca en la época de lluvias, y principalmente en temporadas de huracanes.

El 80% del volumen del agua que fluye por los causes naturales –según datos de Conagua—se va hacia el mar o de plano se evapora, derivado de la ausencia de infraestructura hidráulica, pero sobre todo de la nula existencia de corrientes superficiales permanentes como ríos.

Así, y de acuerdo a la subdirección de Asistencia Técnica Operativa de Conagua,  los  arroyos cobran vida esporádicamente cada vez que se registran precipitaciones, a pesar de que en la mayor parte del año, permanecen secos.

 

El número de riachuelos –según el padrón obtenido por Metrópoli—son 31, identificados oficialmente de la siguiente manera:

Población

Nombre

La Paz

Los Pozos

La Paz

La Palma

La Paz

El Calandrio

La Paz

San Ramón

La Paz

La Huerta

La Paz

El Novillo

La Paz

El Cardonal

La Paz

La Cruz

La Paz

El Piojillo

La Paz

El Cajoncito

La Paz

El Pescadero

La Paz

Los Planes

La Paz

La Tinaja

La Paz

El Gasopareño

La Paz

El Salvioso

Cabo San Lucas

El Salto

Cabo San Lucas

San Lucas

Cabo San Lucas

El Migriño

Cabo San Lucas

Salto Seco

San José del Cabo

Ramal Cabo Real

San José del Cabo

Costa Azul

San José del Cabo

San José

San José del Cabo

El Aguajito

San José del Cabo

Don Guillermo

San José del Cabo

El Zacatal

San José del Cabo

Los Limones

San José del Cabo

San Lorenzo

Loreto

Las Parras / San Telmo

Loreto

El Potrillo

Loreto

Nopoló

Mulegé

San Pablo

Fuente: Conagua

 

Durante el paso de la tormenta tropical “Lidia”, y según el calculo oficial, el 60% de los arroyos desbordaron peligrosamente, cuando subió el nivel del agua al punto de empezar a salir de su cause natural y alcanzar personas, vehículos y casas que estaban a su alrededor, arrastrando todo lo que había a su paso.

El principal factor de los desbordamientos –de acuerdo a la explicación del director local de Conagua, Luis Alfonso Martínez Plata—podrían tener su origen en que la mayoría de estos riachuelos fueron obstruidos con basura, estiércol, animales muertos y rellenos de piedra y de concreto por parte de particulares y empresas, lo que provocó que el cause natural fuera más angosto, y por ende, el nivel del agua subiera rápidamente y desbordara, como no había sucedido en otras temporadas de huracanes.

Durante un recorrido, y previamente al impacto de la tormenta, la Conagua detectó en puntos estratégicos de las llamadas zonas de riego algunas personas habían colocado materiales hasta con dos metros de altura, pretendiendo ganarle espacio a los causes naturales, lo que únicamente generó un peligroso taponeo.

“Creo que esto no se debe hacer porque obstruyen el paso natural del arroyo, y cuando inclusive se presenta una lluvia, todo eso que está ahí tirado, escurre aguas hacia abajo, entonces puede llegar hasta contaminar los cuerpos de agua hacia abajo (como cuencas)”, dijo.

 

Las inundaciones

La peor parte del taponeó de los arroyos, desde luego tocó a Los Cabos, cuando se recibieron reportes de que el agua comenzaba a salirse del cause natural, invadiendo colonias a los alrededores y convirtiendo las calles y avenidas en auténticos ríos.

Durante el paso de “Lidia”, Metrópoli, subió y compartió un set de 7 videos que fueron enviados por la propia audiencia de Cabo San Lucas y San José del Cabo, y donde puede observarse detalladamente la fuerza de la naturaleza.

Las grabaciones contienen imágenes fuertes de corrida de arroyos en la zona urbana de Cabo San Lucas y San José del Cabo, así como la zona rural principalmente del destino turístico.

El video que más llamó la atención fue el titulado: “La Zona Dorada de #CaboSanLucas, literalmente bajo el agua, tras el paso de la tormenta tropical Lidia”.

La grabación en un par de horas se convirtió en viral, alcanzado más de 350 mil visitas en 48 horas, siendo compartida casi 3 mil 500 veces y más de 500 comentarios, una parte importante de los cuales fueron realizados por extranjeros que dimensionaban el escenario de Los Cabos con el Houston, Texas.

En la grabación se puede observar el emblemático bar Skid Roe, así como Mándala y La Vaquita, completamente inundados, y donde un equipo de bomberos elabora algunas maniobras para bajar el nivel del agua que afectó el transito vehicular en la Zona Dorada.

Aunque en el caso de La Paz, la lluvia fue mucho menor, la Conagua, desfogó la presa de la “Buena Mujer”, con una capacidad de 14 mil metros cúbicos, y la cual tiene una longitud de 247 metros y una altura de 49 metros, la cual tomó el cause natural del arroyo de la colonia 8 de octubre, afectando el paso vehicular del libramiento Daniel Roldán Zimbrón hacia el centro y hacia el sur de La Paz.

 


BCS, Lidia, TormentaTropical

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}