Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}
crimen-de-comandante-fue-venganza

Foto: Cortesia

Crimen de comandante: fue venganza

Por: Agencia Freelance, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Investigaciones

San José del Cabo, México.- Cuando el comandante de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, Juan Manuel Mayorga Rubio fue asesinado alrededor de las 9:30 de la noche del pasado 15 de diciembre, había salido agotado, luego de una extenuante jornada laboral.

Los sicarios ---según una serie de grabaciones de cámara de seguridad que integran la investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE)—lo estaban esperando afuera de su centro de trabajo, después del cambio de turno, por lo que lo siguieron a distancia alrededor de 9 kilómetros por la carretera transpeninsular, desde la colonia Guaymitas hasta el poblado de Santa Anita.

El jefe policiaco vestía aún el uniforme: pantalón y solapa azul marino y botas negras, y el cual, llevaba consigo su arma de cargo y chaleco antibalas.

Al momento de ser atacado, según las primeras investigaciones de la PGJE, el comandante policiaco, no tuvo tiempo ni siquiera de defenderse, porque estaba cansando, lo que impidió que reaccionara rápidamente, cuando los asesinos comenzaron acecharlo, disparando primero por la espalda, y después por el lado del chofer de la camioneta de color verde Ford Explorer.

En la refriega, el comandante de 43 años y originario de San Luis Potosí, perdió el control por lo que fue y se estrelló contra otro vehículo estacionado, devolviéndose de reversa poco a poco hasta que la camioneta quedó atorada en la guarnición.

Fue entonces que uno de los asesinos –según los testigos—se bajo del vehículo de los atacantes, camino hacia la camioneta y remató al jefe policiaco. Entonces, regreso a pasos agigantados y se subió, saliendo de la escena del crimen con rumbo desconocido.

En la escena del crimen, los peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, levantaron cartuchos percutidos de arma larga y corta, y en su dictamen medico, decretaron que la muerte de Juan Manuel Mayorga Rubio fue por traumatismo craneoencefálico.

Durante un operativo la misma noche del 15 de diciembre, la Policía Municipal, Policía Ministerial, y las Fuerzas Armadas, buscaron sin poder encontrar los rastros de los criminales que se esfumaron con la obscuridad de la noche.

 

La investigación

Sobre el homicidio del comandante de la Unidad de Reacción Inmediata (URI), Juan Manuel Mayorga Rubio, y según agentes de investigación de la PGJE, el móvil del crimen es por venganza de un presunto cabecilla de la delincuencia organizada en Los Cabos, por lo que hasta este momento, únicamente existe una línea de investigación.

Todo empezó, cuando –según los agentes de investigación— el comandante asesinado una semana anterior había detenido al sobrino de un jefe criminal a bordo de una camioneta de color blanco GMC Yukón, y la cual carecía de placas y papeles que acreditaran la legítima propiedad de la camioneta último modelo.

Durante la revisión de la unidad, el jefe policiaco hizo el hallazgo de una fuerte cantidad de dinero en efectivo, por lo que al cuestionar el origen del recurso, el sobrino del criminal, respondió que era “producto de su trabajo”.

En el interrogatorio, y tras caer en una serie de contradicciones, el joven no tuvo más remedio que aceptar que era de procedencia ilícita, ya que su tío –según presumió—era un bato “pesado”, por lo que es detenido y puesto a disposición del Juez Calificador, y quien finalmente determinó la situación legal del infractor.

En este caso en particular, el pariente del jefe criminal, determinó que no había elementos para consignar al detenido en la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común de la PGJE por los delitos de portación de vehículo de dudosa procedencia y portación de recursos de procedencia ilícita, y únicamente formuló el cargo de “falta administrativa”, por lo que fue liberado de inmediato.

De tal modo que el 14 de diciembre, es decir, un par de días después de la detención, según la investigación de la PGJE, el comandante Juan Manuel Mayorga Rubio, y durante un operativo, detectó circulando la camioneta que había consignado anteriormente, por lo que inició una persecución y logró detener por segunda ocasión al sobrino del delincuente.

Al momento de ser capturado, y cuestionado porqué andaba circulando el vehículo otra vez sin placas y sin papeles, el conductor cínicamente respondió que había sido liberado por el Juez Calificador porque solo había cometido una “falta administrativa”. Entonces, el jefe policiaco, volvió a requerir la documentación de la camioneta GMC Yukón, por lo que el conductor, no pudo acreditar nuevamente la legítima propiedad, lo que derivo en otra detención.

Durante el arresto, el sobrino del jefe criminal, amenazó de muerte al comandante y su pareja, citando textualmente: “los voy a matar”, haciendo caso omiso y llevándolo detenido hasta ser consignado ante el Juez Calificador.

Ese día, y de acuerdo a la investigación de la PGJE, dos personas habrían arribado alrededor de las 7 de la noche a bordo de un camioneta de color blanco tipo guayínm, bajándose y pagando una nueva multa por concepto de “falta administrativa” del sobrino del jefe criminal.

Los dos sujetos de aspecto joven, según la investigación, salían alrededor de las 7:40 de la noche de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, cuando repentinamente fueron atacados por un comando armado.

Durante el ataque, el conductor del vehículo, murió de manera instantánea, quedado recargado del lado derecho de la unidad, y el copiloto, todavía fue levantado herido y trasladado a bordo de una ambulancia, pero murió cuando recibía atención medica en el hospital general de San José del Cabo.

 

La venganza

El crimen de los dos jóvenes que habían ido únicamente a pagar la multa para la liberación del sobrino del jefe criminal, habría sido atribuida desde luego al comandante de la URI, Juan Manuel Mayorga Rubio, ya que estaba plenamente enterado de lo que estaba ocurriendo en los separos de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, lo que se vio reflejado un día después, cuando el jefe policiaco fue ejecutado, y su pareja en el servicio policiaco, actualmente está amenazado de muerte.

La investigación de la PGJE parte desde la causa de la liberación de la camioneta GMC Yukón, sobre todo porque carecía de placas de circulación y documentos que acreditaran la legítima propiedad, y hasta el entorno que se vivió en el caso de las dos detenciones del sobrino del jefe criminal.

El asesinato del comandante de la URI, ocurre 10 días después de los relevos en la dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Transito Municipal de Los Cabos, cuando el capitán José Jorge Ontiveros Molina fue sustituido por el Capitán de Navío de la Secretaría de Marina, Juan José Zamorano Martínez.

El nuevo director dijo que su plan de trabajo consistirá en reforzar todas y cada una de las estrategias marcadas en el Plan Nacional de Seguridad, evaluar a los agentes y mandos y determinar una depuración, sobre todos porque algunos policías ligados al crimen organizado fueron dados de alta en los gobiernos de los ex alcaldes Narciso Agúndez Montaño, Luis Armando Díaz y José Antonio Agúndez Montaño, infiltrando criminales en la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos.

¿Conoce la plaza?, se le pregunto al director.

--Si señor, he estado aquí en algunas operaciones militares.

 

Las estadísticas

Desde el estallido de la guerra entre células del Cártel de Sinaloa y del Cartel Jalisco Nueva Generación en Los Cabos, el 4 de octubre de 2016, el número de personas asesinadas violentamente asciende a 356.

Desde hace 453 días –del 4 de octubre de 2016 al 20 de diciembre de 2017-- los cabeños han vivido tiempos violentos en medio de operativos de la Gendarmería, Fuerzas Especiales de la Policía Federal Preventiva, Ejercito Mexicano y de la Secretaría de Marina, y los cuales buscan poner freno a la escalada de violencia que incluso alcanzó a las propias autoridades, como el caso del asesinato del comandante de la Policía Municipal de Los Cabos, Juan Manuel Mayorga Rubio.

Según el informe de asesinatos elaborado por Metrópoli, actualizado hasta el 20 de diciembre, y con base en el recuento de casos de homicidios, el mes más violento en Los Cabos fue el mes de octubre con 52 crímenes, seguido de noviembre con 48 y marzo con 45.

 A continuación publicamos el informe mensual completo:

 

RESUMEN POR MES EN LOS CABOS

Mes

Número

Enero

31

Febrero

26

Marzo

45

Abril

3

Mayo

21

Junio

38

Julio

19

Agosto

31

Septiembre

27

Octubre

52

Noviembre

48

Diciembre

15 hasta el 20 de diciembre

Fuente: Investigaciones Metrópoli.

 

Tal y como puede verse, el pico más alto de la taza de homicidios aparece en el mes de octubre, registrando un descenso del 10.8% en noviembre en comparación con octubre, y un 346% menos en el mes de diciembre en relación a octubre, lo que indica que la taza de homicidios va a la baja en Los Cabos.

 


BCS, Crimen, LosCabos, Policía

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}