Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}
golfo-de-ulloa-la-pesadilla-interminable

Foto: Cortesía

Golfo de Ulloa: la pesadilla interminable

Por: Diego Soto, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Local-comondu

Puerto San Carlos, Mexico.- Después de librar una “veda temporal” de cuatro meses y el intento de un embargo internacional, porque --según el Servicio Nacional de Pesquerías Marinas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosferica (Nooa)-- entre julio y agosto de 2012 fueron encontradas 438 tortugas varadas a lo largo de 43 kilómetros de la costa de oro de la playa Cabo San Lázaro, ahora los pescadores rivereños de Puerto San Carlos y Puerto Adolfo López Mateos, Baja California Sur, parecen vivir una pesadilla interminable en el Golfo de Ulloa.

Alrededor de 100 barcos camaroneros  --según una denuncia enviada a Metrópoli— regresaron de Sonora y Sinaloa, y pescan libramente en esa zona, después de que el pasado 15 de noviembre, la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca), levantara sospechosamente la veda decretada el 23 de junio pasado por un plazo de dos años, y autorizara el reingreso de barcos a ese golfo localizado entre Cabo San Lázaro y El Delgadito para que puedan capturar camaron, siempre y cuando, según el acuerdo de modificación publicado en el Diario Oficial de la Federación, “no usen redes de arrastre en la Zona de Refugio Pesquero, a excepción de aquellas que tengan instalados dispositivos excluidores de tortuga marina y dispositivos excluidores de peces”.

Es decir, perdón y olvido.

La sorpresiva autorización levantó un completo malestar entre los pescadores rivereños, y quienes durante cuatro meses, tuvieron que guardar sus equipos e incorporarse a los programas de empleo temporal instrumentados por el gobierno federal y estatal, como una medida para revertir la parálisis económica del sector pesquero, y esperar las conclusiones de los estudios elaborados por el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), a fin de identificar el origen del problema de esa mortandad.

El problema inició cuando repentinamente comenzaron a observarse delfines, lobos marinos, tortugas, peces y millones de conchas de mar en la costa de la playa, desde Cabo San Lázaro hasta El Delgadito.

Los cadáveres de las especies marinas yacían en la arena, con un fuerte olor a descomposición, y los cuales se convirtieron en banquete de lobos y coyotes que empezaron a merodear la zona.

La primera hipótesis del gobierno federal y del gobierno del estado fue que la principal causa de la muerte podría ser la presencia de toxinas o algas tóxicas por posible radiación de la central nuclear de Fukushima, Japón, dañada por un terremoto, lo que pudo afectar a los ejemplares en su viaje a México.

La segunda y –según los grupos conservacionistas Center for Biological Diversity (CBD), con sede en Whasintong, y Tur-tle Island Restoration Network (TIR), en San Francisco, California , es que la mortandad tenía su origen en la pesca incidental, por lo que solicito oficialmente aplicar restricciones de manera discrecional en aproximadamente dos años a las pesquerías más importantes de México como son Camarón y Atún.

Aunque finalmente no se logró el embargo internacional, porque finalmente se comprobó que las artes de pesca no eran la causa de la mortandad de tortugas, la Conapesca sí decretó una veda de dos años a partir del 23 de junio de 2016 para que barcos camaroneros no pudieran pescar dentro del Golfo de Ulloa.

Sin embargo, la veda sospechosamente sólo duró 145 días, y los barcos camaroneros, regresaron como si nada a pescar en el Golfo de Ulloa.

El 19 de noviembre pasado, un grupo de pescadores rivereños, y en virtud de la situación, sostuvieron una reunión en la delegación de Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) en Baja California Sur, y donde participación las siguientes personas:

1.- Víctor Manuel Arriaga Haro, director de Ordenamiento Pesquero de la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca).

2.- Andres Córdova Urrutia, secretario de Pesca, Acuacultura y Desarrollo Agropecuario del Gobierno del estado.

Los pescadores reclamaron a las autoridades la desfachatez de recular, y modificar discrecionalmente el acuerdo de la veda para los barcos camaroneros sonorenses y sinaloense, pudieran regresar, y con quienes –dijeron—“no podemos competir”, porque carecen de flotas pesqueras.

Los trabajadores del mar alertaron sobre las graves consecuencias que traeiría la desición gubernamental, y la cual solo afectaría a la pesca sudcaliforniana, ya que tenían información que en los próximos días y semanas estaría llegando una flota de 200 barcos más que vendrían a pescar en el Golfo de Ulloa, afectando las especies de escama, langosta y caracoles, a pesar de que porten excludiores de tortugas.

En el estira y afloja, finalment no se lograron acuerdos, porque –según uno de los participantes en la reunión—“los ánimos que calentaron tanto que terminamos en mentadas de madre”.

El próximo 25 de noviembre, los pescadores rivereños, tendrán en la Ciudad de México, una reunión con el director general de Conapesca, Mario Aguilar Sánchez, y donde abordaran el tema completamente.

De no lograr llegar a un acuerdo, los pescadores, podrían tomar medidas drásticas, hasta que sea revertida la desición oficial. 


BCS, GolfodeUlloa, Pesca, Sagarpa

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}