Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: Opiniones

{{pub['1260x120'].empresa}}

Atalaya Rupestre

Por: Ramón Ojeda Mestre, {{ dateString(fecha_noticia) }}

{{setCategory(seccion)}}

Ramón Ojeda Mestre

Ramón Ojeda Mestre

Es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), y... Leer más

Pueblo gordo memoria flaca

Baja California Sur padece un grave problema de obesidad infantil, juvenil y adulta. Prácticamente somos el estado con el mayor problema de sobrepeso en niños, en jóvenes y en adultos, en mujeres y hombres, y ello es culpa, indudable e insoslayable del gobierno federal. No es un asunto individual o familiar, es una cuestión de salud pública, es una crisis grave de salud colectiva y se debe a que el gobierno federal ha permitido y ha auspiciado que consumamos alimentos que contienen ingredientes o productos que afectan el funcionamiento endocrinológico del ser humano.

Ha permitido, ha tolerado y ha alentado a que consumamos pollo, res, cerdo, nacional o importado que han sido alimentados con anabólicos y todo tipo de aceleradores del crecimiento y la engorda. Lo mismo ha sucedido con las bebidas embotelladas o enlatadas que son bombas de azúcar, colorantes y otras lindezas y que generan un terrible daño a la salud y ya no se diga de los llamados comidas o alimentos chatarra que con aceites, harinas y sales espeluznantes se ponen al alcance de niños y jóvenes en todas las tiendas de conveniencia, en las afueras de las escuelas y hasta en los disque museos del niño en Chapultepec, en Monterrey, Guadalajara y en cualquier tiendita o tiendota en todas las ciudades y Pueblos de Baja California Sur.

Ha sido el gobierno federal quien relajó en estos 20 años los controles mínimos que deberían tener la Secretaría de Salud y la SAGARPA.

La mayoría de los aceites con los que cocinan nuestras pobres amas de casa, las masas dizque de maíz para las tortillas y el 95% de los panes y galletas que nos endilgan, son extremadamente agresivas para aumentar la adiposidad en nuestros cuerpos indefensos. Ni siquiera nos dan educación real y extensiva al respecto. Si a ello le agregamos que han fomentado una sedentarización brutal en jóvenes y adultos con las televisiones, las computadoras y con todo tipo de gadgets, nos daremos cuenta de que el fenómeno de la obesidad, el sobrepeso, la hipertensión y la diabetes, seguirán creciendo en Baja California Sur, y ello afecta no solo la autoestima de los niños y jóvenes o adultos, sino su bajo rendimiento escolar y laboral y la propensión a otros padecimientos y disfunciones orgánicas. En el caso de adultos se agrava por la ingesta ya casi cotidiana de bebidas alcohólicas de todo tipo.

Tal vez la mayoría de los que viven en Baja California Sur no recuerden que hace unos años estuvo de moda la corriente de pensamiento que postulaba que había que “adelgazar al Estado”. Se referían a que el gobierno tenía demasiadas propiedades y demasiados colaboradores, funcionarios o empleados.

Decidieron privatizar todo y dejar el mínimo personal y equipo posible en los aparatos gubernamentales tanto federales como de los estados y municipios. Parecía bueno, pero ha resultado una verdadera catástrofe. Ahora no tenemos propiedades ni gobierno.

La Constitución y la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal indican, sin lugar a duda, que esos asuntos del control de bebidas, alimentos y medicamentos son responsabilidad de la federación, pero es indudable que el aparato gubernamental del país en las últimas décadas, ha cedido a los intereses comerciales económicos o de lucro indiscriminado, lo mismo de productores de bebidas o de alimentos empacados que de importaciones de cárnicos de todo el mundo sin control alguno sobre la presencia de transgénicos o de nutrientes disque “balanceados” y hasta el maíz importado resulta de  efectos lascivos para la salud humana.

No se dan abasto las instituciones de salud como el IMSS o el ISSSTE para atender a los niños, jóvenes y adultos con morbilidades vinculadas a la gordura y sus daños colaterales. Las grandes cadenas de tiendas comerciales expenden incluso bebidas y alimentos prohibidos en otros países y, ni siquiera tienen el pudor, como lo hacen con los cigarros de colocarles letreros que indiquen el terrible daño a la salud. Peor aún, no faltan los lucradores que están engañando a jóvenes y adultos en Baja California Sur, vendiéndoles disque productos orgánicos o de bajos contenidos de azúcar o carbohidratos, cuando en realidad contienen todo tipo de colorantes y preservativos como lo hacen con el pan rebanado en bolsas de plástico o las galletas o fritos que nos asechan y nos asedian en cualquier tienda chica o grande, de fraccionamientos opulentos o de colonias populares y hasta en las gasolinera,  espectáculos o ferias escolares.

Los padres de familia, las universidades e incluso las iglesias deben salir urgentemente en defensa de la población y ayudar a fomentar hábitos intensivos de comida sana y de acondicionamiento físico. No solo es un problema de salud pública sino también un cuestionamiento ético por la inmoralidad que entraña que las grandes tiendas comerciales o las de la esquina nos vendan indiscriminadamente productos que nos harán daño para toda la vida. En dos cosas se notan cuando los gobiernos son malos e ineficientes: en el incremento de la pobreza y en el ensanchamiento de las franjas demográficas con obesidad, hipertensión, diabetes y padecimientos respiratorios y gastrointestinales.

Es una tristeza que Baja California Sur, que tiene un buen nivel económico aparente tenga tantísimos problemas de gordura y de hipertensión. Si el gobierno federal nos está causando tantos problemas, ha llegado la hora en que las representaciones locales y la sociedad lo llamen a cuentas y los afectados, niños, jóvenes y adultos demanden judicialmente al gobierno federal por ineficiencia como se ha demandado en Estados Unidos y otros países a los gobiernos y tabacaleras. La gordura le puede desgraciar la vida a un niño, a una niña a una joven o a un adulto y eso no se le debe perdonar a ese mismo gobierno que nos ha dejado solos ante la inseguridad pública brutal que estamos padeciendo.

Comentarios:

rojedamestre@yahoo.com


Otros temas de Opinión

Otras Noticias

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Más sobre el Autor

{{n.titulo}}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor.nombre}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}