Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}
el-dueno-del-pri-en-bcs

Foto: Cortesia

El dueño del PRI en BCS

Por: Diego Soto, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Reportajes

La Paz, México.- Una semana después de que la Comisión Nacional de Dictamen de la XXII Asamblea Nacional Ordinaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI), presentara su “nueva cara”, luego de aprobar una reforma a sus estatutos para –según el dictamen—“poner fin” al famoso dedazo, la cúpula priísta de Baja California Sur, incurrió en la “vieja práctica” del cuchupo, después de negociar tras bambalinas una candidatura de “unidad” en la víspera de la renovación de la presidencia del Comité Directivo Estatal del tricolor.

Con la ausencia de la ex alcaldesa de La Paz, Estela Ponce Beltrán, el pasado 19 de agosto, el líder nacional de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Isaías González Cuevas, impuso a Gabriela Cisneros Ruiz, como candidata de “unidad” a la dirigencia estatal priísta, con el visto bueno del senador del PRI, Ricardo Barroso Agramont y los delegados de la Secretaría de Desarrollo Social y de Gobernación, Juan Alberto Valdivia Alvarado y Ricardo Bueno Millán, respectivamente.

Así, y con la falsa democracia del tricolor, y tras registrarse presiones, golpeas bajos y traiciones políticas, en el camino quedaron los siguientes aspirantes:

1.- Joel Vargas Aguiar, diputado del XIV Distrito Local.

2.- Jesús Flores Romero, regidor del XII Ayuntamiento de Los Cabos.

3.- Máximo Montes Ibarra, ex coordinador de la campaña de Ricardo Barroso Agramont a la gubernatura en Comondú.

La “fiesta de la democracia” empezó desde muy temprano, cuando la clase política priísta, cerró el cruce de las calles Benito Juárez y Dionisia Villarino en  el Fraccionamiento Perla, y donde se encuentra albergado el edificio del Comité Directivo Estatal del PRI, a fin de iniciar el registro de los aspirantes a dirigir el tricolor.

Los responsables de logística colocaron un templete a la mitad de la calle, y de fondo una enorme lona con la leyenda “Unidad”. Frente al templete, había una carpa con alrededor de cien acarreados de la CROC, mientras que a un costado, se encontraban presentes los delegados federales de Baja California Sur, rodeando desde luego al prácticamente nuevo dueño del PRI en Baja California Sur, Isaías González Cuevas, y quien festejaba anticipadamente la virtual llegada de Gabriela Cisneros Ruiz, como nueva líder estatal del PRI.

Rodeado de su equipo de trabajo que fungía más como una bola de sirvientes, el llamado dinosaurio de la política, Isaías González Cuevas, era atendido con bastante servilismo, algunos de los cuales hasta corrían a limpiarle el sudor, y otros, entregaban una botella de agua.

La intención --según pudo observar Metrópoli—era que estuviera cómodo y quedar bien con quien desde esa misma mañana, se convirtió en el poder tras el trono de Gabriela Cisneros Ruiz.

Cuando el reloj marcó las once de la mañana, la pequeña sala de juntas del Comité Directivo Estatal del PRI, comenzó a llenarse de croquistas y funcionarios públicos, después de que llegaran los virtuales dirigentes del tricolor, Gabriela Cisneros Ruiz y Andrés Liceaga Gómez, como presidenta y secretario general, respectivamente.

En la atmósfera, y dada la imposición que se estaba consumando, se respiraba un ambiente de tensión.

El delegado de SEDESOL, Juan Alberto Valdivia Alvarado, cuchicheaba con el delegado de la Secretaría de Gobernación, Ricardo Millán Bueno, y quien en repetidas ocasiones apagó la luz del salón tras empujar el brake con su espalda.

Los senadores Isaías Cuevas y Ricardo Barroso, conversaban en un tono mesurado, pero era evidente la sonrisa de oreja a oreja del veterano líder de la CROC, mientras que el regidor del XII Ayuntamiento de Los Cabos, Jesús Flores Romero, no podía ocultar la cara desencajada, con el ceño fruncido e impotente de evitar el registro de la candidatura de “unidad”.

 A pesar de que la mayoría de los priístas llegaron impecablemente aseados y peinados, el pequeño salón, expedía un fuerte olor a axila.

Ya perfilada, la candidata del líder nacional de la CROC, Gabriela Cisneros Ruiz, únicamente formalizó el requisito de presentar su registro de aspirante a la presidencia del CDE del PRI, y quien llevo a Andrés Liceaga Gómez, como formula al cargo de secretario general.

Después del registro, el júbilo estalló, cuando comenzaron los aplausos y vivas de que en el PRI “prevalece la unidad”.

Entre apretones y empujones, los presentes abandonaron el pequeño salón para dirigirse al templete.

Ahí, los tambores sonaban fuerte, cuando un grupo de jóvenes entusiasmados tocaban la batuca, con un ritmo muy parecido a la película de Parque Jurásico, lo que parecía ser el presagio de la llegada del dinosaurio de la política, justamente cuando Isaías González Cuevas, subía al templete.

“Los comités directivos municipales que hoy acuden para respaldar esta fórmula de Unidad, agradecemos la presencia de nuestros senadores, Isaías González Cuevas y Ricardo Barroso Agramont, así de la presencia de la diputada federal Esthela Ponce Beltrán”, decía el animador por el micrófono, sin darse cuenta de que la ex alcaldesa de La Paz, estaba ausente.

El ambientador trataba de “levantar el ánimo” a los priístas, con el tema Fireball del artista Pitbull, acompañado con tambores de la batuca, y un insistente mensaje de la “unidad” del partido.

“Se nota la fiesta en este registro de unidad, se observa la felicidad de los priístas, por el trabajo de unidad que se verá en todo el estado”, arengaba, mientras el regidor de Los Cabos, Jesús Flores Romero, agachaba pensativo la cabeza.

Como si se tratara de un evento de campaña, los acarreados gritaban el nombre de Gabriela Cisneros, y enseguida la expresión: “¡Unidad! ¡Unidad! ¡Unidad!”, algunos inclusive alzaban cartulinas en mano, con el nombre de la virtual presidenta, mientras otros bailaban al ritmo de la batucada, como si estuvieran celebrando un triunfo político.

Ubicado en el centro del templete, el colmilludo de Isaías González Cuevas, lucía una gran sonrisa, sabedor que le habían entregado en bandeja de plata el PRI de Baja California Sur, visualizando quizá que llevará mano en la designación de los dos candidatos a Senador de la República; 2 Diputados Federales; 5 alcaldes y 16 diputados locales en el proceso electoral de 2018, lo que vendrá a fortalecer, sin duda alguna, sus evidentes aspiraciones a la gubernatura del estado en el 2021.

Mientras los presentes coreaban “¡unidad!¡unidad!¡unidad”, en el templete, un espacio quedaba vacío, siendo bastante notoria la ausencia de la diputada federal, Esthela Ponce Beltrán, lo que dejaba un frío mensaje de molestia, desacuerdo y discordia.

Al ser cuestionado sobre la ausencia de la ex alcaldesa de La Paz, tras terminar la fiesta, el senador del PRI, Isaías González Cuevas, quiso emitir una justificación, tartamudeando y lo primero que atinó a decir fue: “Esthela Ponce, pues, ahorita tengo entendido está en la capital, mandó su representante, mando una representante y están varias compañeras de su equipo, bueno pues ¡eh?,  yo lo tomó como una cuestión de trabajo, bueno pues ¿eh?, es algo que le impidió venir, pero de que está esta ¿eh?, en el plan de apoyar a esta fórmula encabezada por Gaby, está totalmente de acuerdo, yo he platicado con ella, me ha dicho, yo estoy apoyando esta fórmula, la voy a seguir apoyando”.

 

La rivalidad

Durante el proceso electoral de 2015, el Partido Acción Nacional (PAN), arrasó de manera contundente a todos sus opositores, lo que derivo en severas fracturas en el PRI y PRD, principalmente.

Tan es así que a casi dos años de distancia, ningún partido de oposición tiene un proyecto sólido o alguna figura relevante que pueda sacarlos del hoyo.

En el caso del PRI, y como es públicamente sabido, la candidatura a la gubernatura de Ricardo Barroso Agramont en aquel entonces, generó una fractura con la entonces alcaldesa de La Paz, Esthela Ponce Beltrán, y el líder nacional de la CROC, Isaías González Cuevas.

La lucha interna que duró cuando menos un año previamente a la designación, generó una rivalidad que paso de lo político al plano personal, lo que fue el principal factor en la desastrosa derrota priísta, cuando Esthela Ponce Beltrán respaldo por debajo del agual al PAN e Isaías González Cuevas y el propio Ricardo Barroso Agramont al grupo del ex gobernador Narciso Agúndez Montaño.

A casi dos años de distancia, y al calor de la renovación de las dirigencias municipales del PRI, según datos recabados por Metrópoli, nació una Alianza de Facto entre el líder nacional de la CROC, Isaías González Cuevas, y el senador del PRI, Ricardo Barroso Agramount, encaminada a sacar de la jugada política a la ex alcaldesa de La Paz, Estela Ponce Beltrán.

A esta alianza recientemente se sumaron el ex candidato a la alcaldía de La Paz, Axxel Sotelo y el delegado de Sedesol, Juan Alberto Valdivia Alvarado,  lo que fue evidente, cuando en la renovación de los comités municipales, no llegó ninguna carta de la ex alcaldesa paceña.

Los nuevos comités municipales del PRI quedaron distribuidos de la siguiente manera:

Municipio

Nuevo Dirigente

Grupo político

Los Cabos

Hipólito Ceseña Victorio

Ángel Salvador Ceseña Burgoing

La Paz

Abimael Ibarra Abundez

Ricardo Barroso Agramont

Comondú

Manuel Palos Domínguez

Ricardo Barroso Agramont

Loreto

Darío Davis Garayzar

Isaías González Cuevas

Mulegé

Jorge Vargas Aguiar

Isaías González Cuevas

Fuente: Investigaciones Metrópoli.

El último proceso de elección de los comités municipales, fue el de La Paz, donde luego de ausentarse por meses de eventos y mediante una vida mesurada por los fuertes señalamientos del XIV Ayuntamiento de La Paz, Esthela Ponce Beltrán, salió a tratar de imponer a su candidata en el comité municipal de La Paz, sin embargo, fue derrotada políticamente.

Las dos candidaturas que se registraron en La Paz fueron las siguientes:

Abimael Ibarra Abundez y Maricela Ayala Elizalde, como presidente y secretaria general, respectivamente, respaldados por el senador del PRI, Ricardo Barroso Agramont, el líder de la CTM en el estado, Amadeo Murillo, y los ex diputados locales, Axxel Sotelo de los Monteros, Juan Alberto Valdivia y Carlos Castro.

Thalía Agúndez Arámburo y Carlos Rodríguez Matilla, como presidenta y secretario general, respectivamente, apoyados por la diputada federal, Esthela Ponce Betrán.

En el proceso municipal de La Paz, de 221 consejeros del PRI, únicamente votaron 183, quedando los votos distribuidos de la siguiente manera:

1.- Abimael Ibarra Abundez y Maricela Ayala Elizalde, con 98 votos.
2.- Thalía Agúndez Arámburo y Carlos Rodríguez Matilla, con 83 votos.

Después de su derrota política, y durante una entrevista, Estela Ponce Beltrán, citó textualmente lo siguiente:
“Con cargo o sin cargo, con campaña o sin campaña, seguiré siendo priísta”.

 

La llegada

Desde el pasado nueve de agosto, y tras la elección del comité municipal de La Paz, el PRI comenzó a exhibir el rumbo que tomará en el futuro inmediato, entre otras cosas, la entrega de la dirigencia estatal al llamado “dinosaurio” de la política, Isaías González Cuevas, y quien colmilludamente chamaqueo a sus antiguos adversarios.

El propio senador del PRI, Ricardo Barroso, se puso de ejemplo, cuando fue cuestionado sobre su alianza con líder nacional de la CROC: “Soy el claro ejemplo de que divididos nunca vamos a ganar”.

El actual dirigente estatal del PRI, Edmundo Salgado Cota, dijo que “este tipo de acciones no se aniquilan, se superan, y este es un claro ejemplo, para superar lo que viene, definitivamente es otra visión de las cosas, esto es un ejercicio del PRI, y que deben realizar otros partidos”.

La virtual líder del CDE del PRI, Gabriela Cisneros, y según datos recabados por este medio, habría sido una de las personas del círculo de confianza de Isaías González Cuevas, luego de haberlo apoyado en operar política y socialmente hasta alcanzar a  ocupar el cargo de Senador de la República, lo que textualmente fue confirmado por el líder de la CROC:

Esta muchacha ha sido parte del equipo, desde cuando yo fui candidato a senador y me ayudó mucho, y bueno tiene una experiencia en el trabajo de campo, una experiencia con la gente humilde, vulnerable, y bueno con la clase media baja también, es una muchacha que ha tomado experiencia a través del trabajo, es creativa, talentosa, yo no dudo que va hacer un excelente papel como líder del PRI”.
 

La división

Ya en la realidad, y fuera del evento político, la entrega del PRI al veterano líder de la CROC, Isaías González Cuevas, generó una nueva fractura entre los priístas.

Cuando menos los seguidores del senador del PRI, Ricardo Barroso Agramont, no estuvieron de acuerdo con el pacto en lo obscurito, sobre todo porque Máximo Montes Ibarra, el ex coordinador de la campaña en Comondú, ya se preparaba para presentar su registro como candidato a presidente del CDE del tricolor en Baja California Sur.

En su cuenta de Facebook, Max –como lo llaman sus amigos— inclusive subió el acuse de recibo de los documentos que entregó a la Comisión Estatal de Proceso Internos del PRI, y los que acreditaban que buscaría la dirigente.

Sin embargo, a la hora de la hora, no se presentó por instrucciones del senador del PRI, Ricardo Barroso Agramont, lo que generó un descontento al interior del grupo comundeño, tal y como sucedió en el caso de Joel Vargas Aguiar y Jesús Flores Romero, y no sé diga de Estela Ponce Beltrán.


BCS, IsaiasGonzalez, PRI, RicardoBarroso

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}