Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}
amenaza-cumplida

Foto: Cortesia

Amenaza cumplida

Por: Agencia Freelance, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Reportajes

La Paz, México.- El hallazgo de una narcomanta la mañana del pasado 24 de agosto en un barandal del jardín de niños “Marcelo Rubio”, localizado en la calle Colima entre Marcelo Rubio y avenida Las Garzas en la colonia Las Arboledas de esta ciudad capital, según las primeras investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California Sur (PGJE), podría estar directamente vinculada con la serie de ataques armados de las últimas horas en La Paz, San José del Cabo y Ciudad Constitución.

La manta de tela y escrita a mano con tinta roja, presuntamente firmada por Abraham Cervantes Escareaga “El Babay”, detenido el 19 de junio pasado, advertía que habría más violencia en el estado de Baja California Sur, porque “me están matando a mi gente”, y se queja de que “quieren quitarme la plaza de Los Cabos”.

El amago va dirigido a quien identifica como su “ex colaborador” y “ex compadre”, y donde el ex jefe de la plaza del narcomenudeo de Cabo San Lucas, supuestamente advirtió que “correrá sangre en Baja (California) Sur”, porque “estoy encerrado pero no estoy muerto”.

El supuesto autor de la advertencia fue trasladado el pasado 27 de julio al casa de arraigo de la Subprocuraduría Especializada en la Investigación de la Delincuencia Organizada (SEIDO), y desde entonces no se sabe nada de su situación jurídica ni tampoco bajo qué cargos está siendo procesado penalmente.

El hallazgo de la narcomanta sucedió casi 24 horas antes de que fuera ejecutado el abogado del ex jefe criminal, Carlos Palos Arocha, y quien fuera subprocurador de Control de Procesos y subprocurador de Averiguaciones Previas de la PGJE hasta ser separado de su cargo el 30 de octubre de 2015.

Casi 32 horas después del hallazgo de la narcomanta, fueron registrados 6 ataques sincronizados en un tiempo record de dos horas en La Paz, San José del Cabo y Ciudad Constitución.

En estos ataques –y según un agente de investigación de la PGJE—fueron movilizadas alrededor de 6 células delictivas con 4 personas en promedio cada una, lo que implicó un poder de movilización de 6 guías y 18 pistoleros con una logística de cuando menos 12 vehículos y 12 armas cortas y largas.

Durante una conferencia de prensa, ocurrida la mañana del pasado 26 de agosto, el Procurador Erasmo Palemón Alamilla Villeda, habló del resultado de los violentos ataques que cimbraron a Baja California Sur.

En principio de cuentas, y tras el hallazgo de la narcomanta –según explicó—“de inmediato se inició la Carpeta de Investigación, y se remitió la incompetencia a la Procuraduría General de la República, y donde ya tiene conocimiento la SEIDO”, tal y como ha ocurrido con otras mantas y pintas que vienen siendo objeto de investigación, análisis y estudios grafológicos, a fin de que pueda descubrirse el origen de los responsables de escribir y colocar las advertencias públicamente conocidas.

 

La Paz

El espiral de violencia comenzó alrededor de las 6:45 de la tarde del pasado 25 de agosto, cuando un comando armado atacó al custodio del Centro de Reinserción Social de La Paz, Jorge Luis Landeros Romero, y quien era acompañado de su hijo de 6 años a bordo de una camioneta de color gris claro en el cruce de la calle Puebla entre Melitón Albañez y Álvarez Rico y Puebla en la colonia Las Garzas de La Paz.

Los matones que viajaban en un automóvil sedán de color negro –según testigos—le cerraron el paso y dispararon contra el vehículo, quedando muerto el servidor público asignado al Centro de Control, Comando, Comunicación y Computo, conocido por sus siglas como “C-4”, y resultando herido de bala el infante Luis Adair “N”, de 6 años, y quien fue trasladado de inmediato al hospital general “Juan María de Salvatierra”, falleciendo un par de horas más tarde por la gravedad de la lesión.

El vehículo donde viajaban el padre e hijo, actualmente está sujeto a investigación, porque portaba placas sobrepuestas y vidrios polarizados.

Doce minutos después, y cuando las fuerzas de seguridad, iban a la escena del crimen, un segundo ataque armado sacudió a los habitantes de la colonia Ayuntamiento, cuando alrededor de las 6:56 de la tarde, en el interior de un casa en las calles de Antonio F. Delgado y Gastón Vives, un segundo custodio del Centro de Reinserción Social de La Paz, Daniel Alejandro González López, y su esposa Iris Gregoria García, fueron asesinados por un comando armado.

Los occisos –según la PGJE—tenían 37 años de edad en el caso del varón, y 34 en el caso de la dama, esta última originaria del estado de Sinaloa.

La hombre era hijo del ex director del Centro de Reinserción Social de La Paz, y ex subdirector de la Policía Ministerial del Estado, Nemesio González, en la época del ex gobernador Leonel Cota Montaño.

Casi de manera paralela, y alrededor de las 7:01 de la tarde, y en la colonia Arcoíris III, un tercer custodio del Centro de Reinserción Social de La Paz, fue ejecutado en la calle Artículo 115 y Rosa.

La víctima tenía 46 años y era celador del penal a la hora de su muerte.

 

San José del Cabo

Mientras eso pasaba en La Paz, alrededor de las 7:21 de la tarde, en la colonia Vista Hermosa de San José del Cabo, una mujer fue ejecutada dentro de su domicilio por un comando armado.

Casi media hora después alrededor de las 6:06 de la tarde, una persona de sexo masculino fue ejecutada y dos más resultaron heridas en un ataque armado en la calle Ejidatarios esquina Trinidad en la colonia Santa Rosa en San José del Cabo.

El occiso de 24 años –según la PGJE—tenía antecedentes penales por delitos contra la salud, y las lesiones de los heridos no fueron consideradas de gravedad.

 

Ciudad Constitución

Mientras eso pasaba en La Paz y San José del Cabo, alrededor de las 5:30 de la tarde, el hijo del ex jefe de la plaza del narcomenudeo en Comondú, Inés Zamudio Cárdenas, fue asesinado, cuando había bajado de un autobús de la compañía Águila en la terminal camionera, localizada en la calle de José María Pino Suárez entre Rosaura Zapata e Ignacio Zaragoza en Ciudad Constitución.

El vástago del ex líder de la desaparecida organización criminal de “Los Zamudio”, había sido liberado, después de haber sido detenido 72 horas antes en posesión de una pistola calibre 38 y 30 envoltorios de cocaína, cuando iba en compañía del estudiante Jesús Ramsés López Pastor y la estilista Liliana Casandra Loera Peña.

Los tres –según datos recabados por Metrópoli—fueron detenidos el pasado 22 de agosto por el Ejército Mexicano en un operativo, y consignados en la Agencia del Ministerio Público de la Federación de la Procuraduría General de la República (PGR) en la ciudad de La Paz.

Después de ser liberados –tras pagar una fianza—el hijo de Inés Zamudio Beltrán y el estudiante Jesús Ramsés López Pastor, tomaron un camión en La Paz con rumbo a Ciudad Constitución, y donde no supieron que ya los estaban cazando hasta que tuvieron encima a los pistoleros que esperaron su arribo poco más de dos horas en la terminal de autobuses comundeña.

Los asesinos –según las primeras investigaciones oficiales—fueron literalmente avisados de que el vástago del ex jefe de la plaza del narcomenudeo de Comondú, Inés Zamudio Beltrán, iba en camino, por lo que fue activado un operativo para asesinarlo, y en cuyo ataque resultaron heridas dos mujeres, entre ellas, una menor de edad.

Al momento del ataque, y según la escena del crimen, el hijo del ex cabecilla de la ex tinta organización criminal de “Los Zamudio”, bajo del camión, acompañado de Jesús Ramsés López Pastor, camino hacia una camioneta pick de color roja Dodge Ram, estacionada en la acera derecha afuera de la terminal de camiones.

El narcomenudista venía por el lado del chofer, y su acompañante del lado del copiloto, por lo que repentinamente apareció un vehículo con cuatro personas a bordo, uno de los cuales sacó un arma y disparo en su contra.

Las víctimas corrieron desesperadamente, pero solo alcanzaron avanzar cuando mucho tres metros, después de caer muertos fulminados por la lluvia de balas.

El hijo del ex jefe de la organización criminal de “Los Zamudio”, quedó tendido justamente en la calle de entrada y salida de los autobuses, en tanto, su acompañante tirado debajo de unos ramas, y donde trato de esconderse para esquivar las balas.

Los dos traían inclusive la misma ropa con la que fueron detenidos por efectivos del Ejército Mexicano. Debajo de la camioneta roja, y según un set de fotografías obtenido por este medio, quedó la maleta del estudiante, y a media calle, la de Inés Zamudio Cárdenas, y quien según un informe de inteligente militar, pretendía reactivar el imperio criminal que alguna vez formó su padre.

 

La amenaza

Desde luego que los ataques armados sincronizados podrían ser una “amenaza cumplida”, según concluyó un experto en el tema de la delincuencia organizada, consultado por Metrópoli, sobre todo porque en la primera ola de ataques fueron asesinados tres servidores públicos de la Subsecretaría Estatal de Seguridad Pública de Baja California Sur.

El origen de la advertencia quedó en duda, cuando la mañana del pasado 27 de agosto, aparecieron tres narcomantas colgadas en el Panteón “Jardines del Recuerdo”, Puente de Soriana y Puente de la colonia 8 de Octubre de la ciudad de La Paz, responsabilizando de “la limpia” a David Payan González “El Colores”, y a quien señalaron como responsable del crimen del abogado de El Babay, Carlos Palos Arocha.

Cualquiera que fuera la realidad, y según el especialista en el tema de seguridad, “es evidente que las narcomantas únicamente fueron el pretexto para iniciar lo que parece ser una nueva guerra entre delincuentes”, y donde –según el propio Procurador Erasmo Palemón Alamilla Villeda—“las armas utilizadas (en la primera ola de ataques) no tienen relación con otros homicidios”. Es decir, son relativamente nuevas, lo que significa que en el compas de espera previamente a volverse a dasatar la violencia, los grupos en pugna se reagruparon, compraron armas y contrataron sicarios para volver al ataque.

Sin duda, es objeto de investigación, y por ello, es que en todos los puntos donde han aparecido mantas, pintas en bardas y paredes, en todos los casos se inicia la Carpeta de Investigación para no dejar dudas y sea la autoridad correspondiente la que haga la investigación, En este caso, no fue la excepción y se abrió la carpeta respectiva, y de inmediato se dio competencia a la Procuraduría General de la República”, respondió textualmente el Procurador, cuando fue cuestionado si la primera narcomanta tenía o no vinculo con la ola de asesinatos que dejó en una primera racha de ataques un saldo de 9 muertos, entre ellos, dos víctimas de daños colaterales, como es el caso del niño Luis Adair “N”, y la esposa de uno de los custodios de nombre Iris Gregoria García.

Después de la primera oleada de asesinatos, un nueva racha desencadenó los siguientes ataques:

1.-  El 29 de agosto fueron asesinados Edwin Martín Guerrero Burgoing, de 20 años, y Juan Burgoing Fausto, de 42 años en Villa Bonita de San José del Cabo. Las víctimas, y según la escena del crimen, fueron literalmente fusilados dentro de un terreno en construcción, en la calle O y F, quedando los cuerpos uno a lado de otro.

2.- El 26 de agosto fue ejecutada una persona del sexo masculino y otra más resulto herida en la calle Goleta y Pailebot en la colonia El Chamizal de San José del Cabo, cuando viajaban a bordo de un automóvil de color negro Honda Civic.

3.- El 26 de agosto fueron asesinadas dos personas del sexo masculino y dos personas más resultaron lesionadas en las calles de Playa Chileno y Playa Palmilla en la colonia Pablo L. Martínez de San José del Cabo.

4.- El 27 de agosto fueron ejecutadas dos personas del sexo masculino en la calle de Los Tabachines y Dátil en la colonia Buenos Aires a la altura del minisúper “San Juan”.

5.- El 28 de agosto fue asesinada una persona del sexo masculino en la calle de Los Tabachines en la colonia Buenos Aires de San José del Cabo.

6.- El 28 de agosto fue asesinado Jesús Morales Aguiar, de 34 años y originario de Michoacan, quedando dentro de su domicilio en Avenida Tecnológico y Callejón Los Mochis en la colonia Guaymitas de San José del Cabo.

7.- El 29 de agosto fue ejecutada una persona de sexo masculino y otra más lesionada en las calles de Puerto Plata y Puerto Carmen en la colonia Puerto Nuevo de San José del Cabo.

8.- El 30 de agosto fue asesinada una persona del sexo masculino, cuando circulaba a bordo de un automóvil guinda Mitsubishi, quedando muerta dentro de la unidad que se estrello contra la oficina de Fonatur en la Zona Dorada de San José del Cabo.

9.- El 30 de agosto fue ejecutada una persona de sexo masculino en el patio de su casa, lozalizada en la calle de Francisco Ceseña entre Francisco Fisher y Fernando Burgoing en la colonia El Zacatal.

El saldo de está nueva guerra es hasta el momento 21 personas ejecutadas en un tiempo record de 7 días.


BCS, Guerra, LaPaz, LosCabos

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}