Hoy es | {{weather.temp_c}}° La Paz, México

{{pub['hom01-1300x120'].empresa}}

Sección: {{setCategory(seccion)}}

{{pub['1260x120'].empresa}}

La peor tragedia

Por: Gerardo Zuñiga / Diego Soto, {{ dateString(fecha_noticia) }}

Reportajes

Cabo San Lucas, México.- Cuando la tormenta tropical “Lidia”, descargaba toda su furia la noche del pasado 31 de agosto sobre este polo turístico de Los Cabos, Baja California Sur, la joven Tania García Donaciano, salió alrededor de las 8 de la noche de la casa de su abuela en la colonia Lomas Altas, acompañada de su padre René Manuel García Gómez, y se digirió a recoger a su esposo José Manuel Salas Ramírez a su trabajo de la tienda Ley en la colonia Mesa Colorada. 

La mujer de 20 años de edad, había recibido una llamada de su pareja sentimental, en virtud de que no tenía manera de regresarse a su hogar por la fuerte y pertinaz lluvia que había estado cayendo desde la mañana de ese día.

El padre de la joven tomó el volante de la camioneta de color blanco Isuzu Rodeo, y la joven en estado de embarazo, como pudo subió y se fueron, tomando primero la carretera transpeninsular, doblando posteriormente a mano izquierda en el libramiento, y después agarrando la avenida Leona Vicario rumbo al aeródromo de Cabo San Lucas.

Después de recorrer poco más de un kilómetro sobre el inundado boulevard Leona Vicario, la joven mujer y su papá, llegaron hasta el arroyo del Vado de Lagunitas, y observaron que estaba creciendo peligrosamente, ya que el agua bajaba a toda velocidad desde la sierra del arroyo principal conocido como Salto Seco.

Sin embargo, y en virtud de que la pareja de Tania aguadaba su llegada, padre e hija, arriesgando por completo la vida, ingresaron la camioneta en medio del arroyo, pasando con dificultad rumbo a la tienda Ley de Mesa Colorada.

De regreso, y cuando los tres iban contentos a la casa de la abuela de la joven mujer, el conductor quiso repetir la operación automovilística, pero el nivel del agua bronca había subido demasiado, por lo que comenzó arrastrar la camioneta hasta voltearla y hacerla virar sobre el furioso caudal de agua.

Durante una entrevista exclusiva con Metrópoli, la joven recordó que “mi papá nos dijo que nos bajáramos para tratar de llegar a la orilla del arroyo, porque el agua se estaba llevando el carro”.

Primeramente –y de acuerdo a su testimonio—observó que se bajó su papá y después su esposo, y cuando ella descendió hasta el final, y piso el suelo, empezó a ser arrastrada por la furia de la corriente con dirección hacia la playa 8 Cascadas.

El último recuerdo que tiene de su pareja, es cuando todavía sorprendido y aparentemente incrédulo “estaba agarrado del carro”, por lo que su padre, salió detrás de ella para salvarla, empujándola hacia la orilla, alcanzando a agarrar unas ramas de un árbol, y aferrándose a la vida.

“En la peor noche de su vida”, según describió, la joven mujer únicamente recuerda que era golpeada por piedras, troncos y objetos, pero jamás se soltó del árbol por temor a perder la vida y la de la criatura que lleva en su vientre.

No recuerda inclusive cómo y cuánto tiempo paso en ese lugar, pero sí describe que estaba completamente obscuro y escuchaba el bramido del arroyo que arrastraba destructivamente todo lo que había a su paso.

Con fuertes golpes y cortadas en las piernas y algunas parte de su cuerpo, la joven Tania reconoce que solo “un milagro pudo salvarla”, quizá el milagro de que pueda recuperarse y salir a buscar a su esposo que desde esa noche está en calidad de desaparecido.

El cadáver del papá de Tania fue encontrado a casi dos kilómetros de distancia del accidente, en la playa de 8 Cascadas, y quien según la joven, “murió como un verdadero héroe, porque dio su vida para salvarme a mí y al bebé que traigo en mi vientre”.

Paradójicamente, y antes de perder a su padre y esposo, la joven mujer había salido de su hogar en la invasión de Caribe, localizada justamente en el paso de ese arroyo, y se había refugiado desde la mañana del pasado 30 de agosto en la vivienda de su abuela, buscando proteger a su familia, porque –según su versión—“estábamos consientes de que el agua del arroyo corría muy recio en la zona”, y “era muy peligroso”.

 

Los muertos

El padre de la joven mujer, René Manuel García Gómez, según el reporte del Consejo Estatal de Protección Civil de Baja California Sur, “es uno de la lista de las 6 personas que oficialmente, perdieron la vida”, después el paso de la tormenta “Lidia”.

Contradictoriamente, brigadas de amigos y familiares, iniciaron desde el pasado primero de septiembre la búsqueda de un gran número de personas reportadas como desaparecidas, como es el caso del esposo de Tania, José Manuel Salas Ramírez, y quien ni siquiera aparece en la lista de los desaparecidos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Como si no bastara la literal desaparición de sus viviendas, la escases de aguas y alimentos, el olor putrefacto en todo el arroyo de Salto Seco y sus venas ramificadas, y los miles de damnificados hacinados en albergues de Cabo San Lucas, ahora los habitantes tienen una preocupación más en su tragedia de vida: buscar familiares y amigos desaparecidos, supuestamente enterrados en el arroyo desde la trágica noche del pasado 31 de agosto.

La propia mamá de la joven embarazada, Lorena Donaciano Noyola, encabeza una de tantas brigadas de búsqueda, la de ella, es para dar con el paradero de su yerno, José Manuel Salas Ramírez, en virtud de que su hija se encuentra convaleciente y encamada, y el único recurso que tiene es su madre, sus tres hermanas, y desde luego sus amigos y compañeros de trabajo.

Mi yerno todavía no lo encuentro a pesar de que lo he estado buscando, y la gente me ha ayudado, porque las autoridades no hacen nada, hemos ido a buscarlo caminando por el arroyo y hasta la playa de 8 Cascadas, donde fue encontrado mi marido muerto, y hasta ahorita no hemos encontrado nada”, dijo impotente.

Durante una entrevista con Metrópoli, explicó que “la búsqueda es desde el vado, donde fue arrastrada la camioneta, y hasta la playa, y desgraciadamente no aparece por ningún lado desde el 31 de agosto pasado”.

En su trajinar, la madre de familia de 38 años, ha recorrido la Cruz Roja, hospitales, albergues, funerarias y hasta la morgue del Servicio Medico Forense.

--Oficialmente, el Comité Estatal de Protección Civil de Baja California Sur, informó que únicamente se han contabilizado hasta este momento 6 personas fallecidas relacionada con la tormenta “Lidia”. La cifra, desde luego, es cuestionable, tomando en cuenta que desaparecieron 8 colonias en zonas de alto riesgo, casi completamente. En esa búsqueda primero de su esposo y ahora de su yerno, ¿cuántos cadáveres tuvo qué ver poder reconocer a sus familiares?

-- Miré, las autoridades se lavan las manos, cuerpos nomás en la funeraria donde reconocí el cadáver de mi esposo fueron 52, y cuando me entregaron el cuerpo en otro lado, eran 4 y con él serían 5. Entonces, yo ví muchos muertos y también sabemos que hay muchas personas que quedaron enterradas, muchos que todavía no encuentran, y han pasado días y el arroyo ya empieza a expedir olores fétidos.

--Los cadáveres que Usted vio ¿son de víctimas por la tormenta “Lidia”?

--Sí, claro que sí, en la funeraria donde estaba mi esposo, mis hijas ahí vieron a su papá y a muchas personas fallecidas, y todos los que hemos ido a reconocer víctimas los hemos visto, en estas cosas no se mienten, a pesar de que las autoridades quieren esconder la información y minimizar la tragedia, cuando dicen que en las redes sociales mienten. ¿Cómo vamos a mentir? Si mi hija, gracias a Dios está viva, y hoy pudo contar su historia con ustedes. Ella está embarazada, ella quisiera moverse y buscar a su esposo, pero no se puede mover está muy lastimada, porque a ella también la arrastró el arroyo y vivió lo que muchas personas más.

La madre de Tanía dijo que justamente cuando buscaban a su yerno, observo que “encontraron a una niña”, cuando una brigada vio “los deditos de su manita que salían entre la arena del arroyo”.

Yo espero que las autoridades hagan algo porque fueron muchas familias y mucha gente que murió y desgraciadamente están ocultando la información”, dijo llorando.

 

El recuento

La tormenta tropical, y según el primer recuento de daños elaborado por Metrópoli, basado en imágenes satelitales de la cartografía de Cabo San Lucas y San José del Cabo y fotografías aéreas tomadas por un drone, pareciera que “Lidia” dejó caer toda su fuerza y se ensaño en seis puntos de Los Cabos. Son los siguientes:

1.- El explosivo corredor de invasiones en zonas de alto riesgo integrado por las colonias Caribe Bajo, Caribe Alto, Real Unidad, Lagunitas 1, Lagunitas 2, Lagunitas Premium, Tierra y Libertad, y una parte de la Leonardo Gastélum en Cabo San Lucas.

2.- La emblemática zona del Country Club de Cabo San Lucas, la Plaza San Lucas, incluido el supermercado Walmart, así como el corredor de hoteles y negocios integrado por City Express Plus, Villa Penasco, Hotel Club Cabo Inn, la agencia Chevrolet, banco HBC y el centro de servicios Bridgestone en Cabo San Lucas.

3.- Los complejos turísticos de Riu Palace, Riu Santa Fe y Villas del Palmar en Cabo San Lucas.

4.- El fraccionamiento Chula Vista, construido en edificios de 4 plantas, con una obra de protección de aguas broncas deficiente y de pésima calidad en Cabo San Lucas.

5.- La invasión del Vado de Santa Rosa, en pleno centro de la llamada Ciudad Lineal en San José del Cabo.

6.- La colonia Puerto Nuevo, localizada en la parte alta de San José del Cabo, cerca del aeropuerto internacional de la cabecera municipal.

De pronto pareciera que la naturaleza decidió cobrar justicia por su propia mano, buscando recuperar por la fuerza los terrenos arrebatados por lideres ambiciosos y gobernantes corruptos que hicieron de las zonas de alto riesgo un jugoso y lucrativo negocio, vendiendo terrenos en lechos de arroyo y zonas bajas, permitiendo y solapando la construcción de casas, negocios y proyectos de inversión.

Peor aún.

En la imagen satelital de la cartografía obtenida por este medio, puede observarse la ruta del arroyo Salto Seco y sus principales venas ramificadas que atraviesan por todo Cabo San Lucas, y donde dicho sea de paso, también pueden observarse los manchones de casas construidas de madera, cartón, lonas y plástico, así como construcciones de material de concreto en medio del arroyo, y las cuales obstruyen el paso natural del agua que baja de la sierra hacia la playa 8 Cascadas.

Asimismo, y de acuerdo a la cartografía de Cabo San Lucas, es más que evidente que los hoteles como Riu Palace, Riu Santa Fe y Villas del Palmar fueron edificados sobre humedales que actualmente expiden un olor tan podrido que salpica a muchos políticos y empresarios, saliendo a relucir nombres como Narciso Agúndez Montaño, Ulises Omar Ceseña Montaño, Luis Armando Díaz, René Núñez Cosio, José Antonio Agúndez Montaño, Mirna Xibillé, Fernando González Corona, Eduardo Sánchez Navarro, Eustaquio de Nicolás, y empresas como Homex, Villa Group y Questro, entre otras.

Así, la tormenta “Lidia”, se convirtió desde el 31 de agosto pasado en la peor tragedia de la historia reciente de Baja California Sur, muy por encima del huracán “Odile” en el 2014.

Aunque oficialmente –según el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis— “todavía ni siquiera medimos el impacto”, los primeros rayos de luz del trágico amanecer, comenzaron a develar la magnitud de los daños que rápidamente cobraron fuerza en las redes sociales, cuando fueron dadas a conocer fotografías y videos de personas muertas, desaparecidas, autos arrastrados, volteados y enterrados, así como la destrucción de casas, negocios, carreteras, puentes y hasta edificios completos que colapsaron por la furia de la tormenta “Lidia”.

El pasado primero de septiembre, y siendo el primer día de la contingencia meteorológica, el Consejo Estatal de Protección Civil de Baja California Sur, ni siquiera sesionó temprano sino hasta pasadas las 3:15 de la tarde.

Durante una entrevista en el Instituto Estatal de Radio y Televisión (IERyT), el gobernador Carlos Mendoza Davis, justificó que “no quiero entrar en muchos detalles respecto de los daños materiales sobre todo en Los Cabos, porque no es el momento de pensar en ellos”, ya que –según dijo-- “seguimos en contingencia, y en la crisis de que no haya más eventualidades que lamentar de personas que puedan poner en riesgo su integridad física”, en virtud de que la tormenta todavía no salía del estado, sino iba bordeando con dirección hacía Ciudad Constitución, Loreto y Mulegé.

Cuando era entrevistado en la radiodifusora gubernamental –según explicó—“la tormenta iba llegando a Puerto Cortés o Bahía Magdalena”, generando todavía lluvias copiosas en Los Cabos y La Paz, lo que indicaba el tamaño del “fenómeno sin precedente en el estado”.

No obstante, y después de ser interrogado, reconoció que “lamentablemente no hemos podido reportar un saldo blanco en esta contingencia”, y confirmó que hasta ese momento “habían reportado cuatro fallecimientos” vinculados directamente a la tormenta tropical. Más tarde, y hasta el día de hoy, la versión oficial sobre el número de muertos es de 6 personas.

No nos confundamos de que el hecho de que no haya grandes rachas de vientos, disminuye la peligrosidad, yo creo que la historia nos ha demostrado en Baja California Sur, los grandes problemas se han presentado no con los grandes vientos, sino avenidas de agua”, citó textualmente.

A pesar de que ya pasaron 5 días tras el paso de “Lidia”, el gobierno de Baja California Sur, privilegio el silencio y todavía no sale a informar sobre el recuento de daños en todo el estado, lo que únicamente está contribuyendo a levantar dudas y sospechas sobre lo que verdaderamente ocurrió.


Lidia, LosCabos, Tragedia

Temas relacionados

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

{{n.fecha}}

Comentarios

Las más buscadas

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{ setCategory(n.categoria.title) }}

{{n.slugurl}}

{{ n.titulo }}

{{ textTruncate(n.descripcion, 148, '...') }}

Por {{n.autor}} | {{n.fecha}}

{{pub['hom11-1300x120'].empresa}}