La Paz, Baja California Sur.– Durante un mensaje al pueblo sudcaliforniano, el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, anticipó que todas las personas que sean diagnosticadas con Covid-19, y se nieguen acatar las medidas de resguardo domiciliario y aislamiento social, van a ser acreedores a una sanción de 4 años de prisiónmulta de 36 mil 966 pesos, cuando los portadores del virus pongan en riesgo intencionalmente a la población, directa o indirectamente.

Acerca de las personas que presenten síntomas de Covid-19, dijo, “deberán de inmediato aislarse y resguardarse en sus domicilios y están obligadas a informar de inmediato a las autoridades sanitarias sobre sus sospechas para que puedan recibir atención médica“.

No es un juego, es una obligación moral e incluso legal“, advirtió, por lo que expuso que “las personas que no respeten este ordenamiento, serán acusadas de la comisión del delito de peligro de contagio“.

Lo anterior, con base a lo estipulado en el Artículo 168 del Código Penal del Estado, que transcribe textualmente: “A quien con conocimiento de que padece una enfermedad grave y transmisible  ponga en peligro de contagio la salud de otro, por relaciones sexuales u otro medio transmisible  siempre que la víctima no tenga conocimiento de esta circunstancia, se le impondrán de uno a cuatro años de prisión, y una multa de cincuenta a trescientos días”.

El gobernador dijo que el objetivo no es realmente sancionar sino convencer a la población la importancia de acatar todas las disposiciones para disminuir el número de casos positivos, y prevenir brotes masivos de infección por el virus del Covid-19.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here