El hombre más viejo de México vive en Los Cabos

A sus 104 años de vida, "Ruquito", trabaja en la Marina de Cabo San Lucas, ganándose la admiración y cariño de la sociedad de Los Cabos.

1

Los Cabos/Baja California Sur/Noticias.- El famoso “Ruquito”, como es conocido por los habitantes y visitantes de Cabo San Lucas, es el hombre más viejo de México y vive en este destino turístico, siendo todo un ejemplo de constancia y superación en el puerto.

A sus 104 años de edad, Enrique, es la persona con mayor edad radicando en Baja California Sur y en todo el país

Aún y con sus 10 largas décadas a cuestas, el tenaz caballero todavía trabaja e inicia su jornada laboral desde las 7 de la mañana, los 7 días de la semana.

Actualmente, se dedica a vender periódicos en las inmediaciones de la Marina, a un costado del sector naval de Los Cabos.

Desde muy temprano, “Ruquito” espera paciente a que los turistas, ciudadanos y prestadores de servicios, le compren los ejemplares y pueda llevar algo de dinero a casa.

La gente que realiza distintas actividades en la bahía sanluqueña, se acerca a saludarlo y le ofrece un vaso de café, una merienda o una botella de agua, para que no se distraiga de su labor.

Decenas de personas lo ubican tras varios años de observarlo sentado en una silla a un lado de un improvisado estante, donde coloca en fila el medio impreso para ponerlo en exhibición.

Cuando se cansa de estar sentado, emula las técnicas de convencimiento de antaño.

Se pone de pie, toma un periódico, lo levanta apuntando al cielo con una de sus manos, y se para en medio del puerto para gritar con su peculiar voz ¡Llévele, llévele, para que esté informado de todo!

Depende de la afluencia y horario, el método de venta puede funcionar a la perfección… o no.

Sin embargo, Enrique, sabe que como todo en la vida, hay días buenos y malos.

Lo que es admirable, es que pese a su edad, el no anda pidiendo limosina. Trabaja para ganarse su dinero”, dijo uno de los conocidos, cuando posteó la fotografía del hombre de la tercera edad.

Varios turistas que pasean en el muelle observan a “Ruquito”, trabajando duro para conseguir el pan diario con el sudor de su frente.

Su actitud positiva ante la vida, lo ha mantenido activo en más de un siglo de existencia.

Dicharachero, bromista, alegre, y amoroso con los niños pequeños, son las cualidades que describen a la perfección el carácter de Enrique.

Las mismas características que lo han llevado a ganarse el corazón de la sociedad cabeña, a lo largo de los años.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí