Home Opinión Gatus Disonante: Los enredos del transporte

Gatus Disonante: Los enredos del transporte

Las quejas crecieron al punto del conflicto, debido a la indiferencia, la falta de atención, la omisión y la negligencia de las autoridades de la época.

0

Nada se puede explicar sin el origen del conflicto, el clientelismo, el corporativismo (2008) que deriva del control político y del interés económico que mueve a los gremios de taxis y las transportadoras turísticas.

Es claro, que las quejas crecieron al punto del conflicto, debido a la indiferencia, la falta de atención, la omisión, la negligencia de las autoridades de la época. El sector hotelero crece a una tasa exponencial, lo que empuja la necesidad urgente de cubrir la demanda de transportación, de los turistas extranjeros y nacionales, que llegan al destino. Este año se firmó un convenio para permitir el desarrollo de los servicios turísticos en el Municipio de Los Cabos, y poder mitigar el conflicto, entre permisionarios federales y los concesionarios estatales.

Se acordó la creación de un manual de supervisión y un sistema de sellos para transparentar la información del servicio de las transportadoras turísticas.

Sin embargo, en el 2015, la Mesa Permanente dejó de sesionar y se detectaron cambios no autorizados en los manuales, alteraciones en el sistema informático, lo que fue siendo una bola de nieve, rodando, entre la corrupción y la impunidad y tomando dimensiones de alto riesgo, debido a las prácticas abusivas por parte de inspectores y personal del sistema.

Esto llevó a conflictos, quejas y denuncias en el 2022, generando la necesidad de crear un nuevo instrumento de trabajo y una herramienta digital para ordenar el transporte.

Se instaló la mesa de diálogo y acuerdos, formada por las asociaciones de empresas transportadoras turísticas (permisionarios regulados por la SICT) y los diez gremios de taxis (concesionarios estatales) y las autoridades de los tres niveles de gobierno. Se elaboró el convenio marco de la Mesa Permanente y un Consejo de Vigilancia encargado de la trasparencia de las altas y de las evaluaciones de las actividades y los operativos.

Las empresas transportadoras turísticas dan lugar al convenio de voluntades, para dejar que la autorregulación, ordenara el trabajo de todos. Y poder, meter a lo legal el transporte de turistas en el destino, que tanto a costado a los empresarios del ramo hoteleros lograr.

Cada entidad y representante declara sus facultades y obligaciones para celebrar el convenio. La Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, la Guardia Nacional, el Gobierno del Estado, la Secretaría de Planeación Urbana, Infraestructura, Movilidad, Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Secretaría de Turismo y Economía, el Ayuntamiento de Los Cabos, son algunas de las entidades involucradas y que no cumplieron con los acuerdos, traicionando, después de dos años, el poner en marcha las nuevas herramientas.

Desde el sector empresarial, los riesgos se elevan para las inversiones, tanto para la promoción turística, que cada hotel hace directamente. El pago a proveedores. Las obras de construcción de desarrollos y complejos turísticos. Debido, primero, al proceso electoral que podría arrojar condiciones adversas para la tranquilidad y los tramites que se requieren de manera legal. En segundo lugar, está el conflicto entre taxis y transportadoras que amenaza con bloquear doce puntos críticos, donde acusan que sucede la competencia desleal.

Al romper la Mesa de Diálogo y el Acuerdo de Voluntades, la responsable es Carolina Armenta Cervantes, Secretaría de Planeación Urbana, Infraestructura, Movilidad, Medio Ambiente y Recursos Naturales, quien fue puesta por Narciso Agúndez Montaño.

Era la administradora de las empresas constructoras propiedad hasta donde sé presume, y según la denuncia en medios, de la familia Agúndez Gómez, es la que gira instrucciones o deja que el conflicto de interés de Martín Guadalupe Salinas Ceseña, siga creciendo de manera exponencial, llevando al desastre social la estabilidad del polo turístico.

El otro funcionario responsable por omisión, indiferencia y evadir su responsabilidad es Marco Antonio Gutiérrez de la Rosa, delegado se la SICT, que no interviene ni aplica sus facultades por ser el emisor de los permisos únicos y tener que aplicar la Ley Federal del Transporte.

Solo ha respondido con evasivas, engaños, manipulaciones y darles largas a las quejas.

Esto, no es normal.

Previous articleColapsa puente del Tren Maya
Next articleGraban a tiburón en Playa El Medano en Cabo San Lucas
Isidro Ibarra poeta, pintor. Empresario y político. Estudio la licenciatura en humanidades en la Universidad Autónoma Baja California Sur, México. Tiene publicado un libro de poesía titulado “Ensenada de muertos”. Su próximo poemario se llama “Criaturas rupestres”. Tiene publicado un libro de ensayo “Alucinaciones y regresiones. Filosofía de la nueva convivencia social”. Ha practicado el periodismo en varios medios entre los que destaca El Sudcaliforniano, Eco de California, entre otros. Desde hace dos décadas se dedico a los cultivos hidropónicos y una granja agroecológico. En varios momentos ha sido servidor público en materia de gobierno y conflicto social. Tiene un taller de artes plásticas y artesanías donde experimenta con el punto, la línea y los colores. Actualmente es secretario general del comité directivo de El Barzón Popular y la sociedad cooperativa de productores de la misma asociación civil. Es colaborador de varios medios digitales como Metropolixmx con su columna de opinión Gatús Disonante.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

¿Opiniones?
Salir de la versión móvil