Investigan la muerte de 137 lobos marinos en Golfo de Ulloa

Se examinan las causas de la tragedia ambiental considerada como la mortandad de lobos marinos más grande registrada en México.

0

Comondú, Baja California Sur.- El pasado 3 de septiembre, un grupo de pescadores de la región hizo el hallazgo de 137 ejemplares de lobos marinos (Zalophus Californianus), descubiertos muertos sobre la orilla de la playa de Cabo San Lázaro, en un punto conocido como Golfo de Ulloa.

El reporte de la fatalidad marina, fue realizado por los propios pobladores del puerto pesquero a la Comisión Nacional de Áreas Naturales (CONANP) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), por lo que 24 horas después, ambas dependencias enviaron a inspectores federales para tomar muestras de los cadáveres de lobos marinos y examinarlas en laboratorios para conocer las causas de muerte.

Bajo total hermetismo y en completo secreto, las autoridades ambientalistas en México iniciaron con las investigaciones acerca de los hechos que provocaron la tragedia ambiental en aguas de Baja California Sur.

El numeroso deceso de esta clase de especímenes marinos, es considerado hasta el momento como la mortandad de lobos marinos más grande registrada en el país.

7 días después del trágico hallazgo, el fallecimiento de la comunidad de lobos marinos en territorio sudcaliforniano se dio a conocer a nivel nacional.

Ya para entonces, la PROFEPA mantenía activado el Protocolo de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos, conservando a su equipo de investigadores y expertos en medio ambiente, quienes indagaban en los alrededores de las costas de San Lázaro para recabar información y realizar un ejercicio de inspección en los cuerpos de los animales para obtener respuestas.

Inspectores federales de PROFEPA realizan muestras toxicológicas a los cadáveres de lobos marinos encontrados en San Lázaro, para conocer las causas de su muerte.

A través de un comunicado de prensa, la PROFEPA informó que se contabilizaron un total de 137 ejemplares de Lobos Marinos de California, descartando en sus cuerpos marcas de origen antropogénico provocadas por redes, golpes o algún corte en su piel provocado por la presencia de barcos o lanchas de pesca dentro del mar del Golfo de Ulloa, un hábitat natural de la especie en Baja California Sur.

Como medida inicial, personal de la PROFEPA de oficinas centrales y de su representación estatal, realizó un recorrido terrestre durante tres días, en aproximadamente 130 kilómetros de litoral, contabilizando 137 cadáveres de Lobos Marinos de California, 136 machos y una hembra, en total”. Explicó brevemente el escrito publicado por la dependencia ambiental.

De los cientos de ejemplares que aparecieron muertos en la arena de Cabo San Lázaro, cuatro de ellos se encontraron recién varados, incluso algunos todavía se encontraban agonizando, dando paso a la medición y extracción de pruebas toxicológicas y análisis histopatológicos y bacteriológicos, además de tomarles en tiempo y forma las muestras de cerebro, pulmón, corazón, hígado, riñón y grasa corporal, para determinar las causas de muerte.

A pesar de que varias instituciones ambientalistas mexicanas manejaron la versión de que los lobos marinos pudieron haber muerto por la proliferación de microalgas toxicas en el mar de Cabo San Lázaro, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), descartó la posibilidad, ya que hasta el momento, no se ha emitido ninguna alerta sanitaria para el fenómeno conocido como “marea roja”, en los mares del norte de la península.

Actualmente, el lobo marino es una especie protegida por la Norma Oficial Mexicana 059, y se encuentra cobijado y monitoreado por las autoridades ambientales para conservar su reproducción y salud, manteniendo el bienestar del ecosistema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here