Hoy es {{dateString(fecha_now)}} | {{weathers[0].temp_c}}° La Paz, México {{weathers[1].temp_c}}° Loreto, México {{weathers[2].temp_c}}° Los Cabos, México

  • Sección: Medio Ambiente

  • {{dateString(fecha_now)}}

Medio Ambiente
boda-en-balandra-negligencia-complicidad-y-violacion-al-plan-de-manejo

Cortesia


Boda en Balandra: negligencia, complicidad y violación al Plan de Manejo

Por: Investigaciones Especiales MetropoliMx | Martes, 28 de Mayo de 2019

Medio Ambiente

La Paz, Baja California Sur.- El pasado 23 de mayo, el director del Área Natural Protegida de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Manuel Francisco Álvarez Álvarez, firmó y autorizó la celebración de una boda civil con un brindis dentro de los límites del Área de Protección de Flora y Fauna de Playa Balandra.

 

 

El permiso para la celebración del casorio, incluyó la utilización de equipo y mobiliario, tales como toldos, mesas, sillas, cristalería, vehículos acuáticos, pangas y veleros que –según una investigación de MetrópoliMx-- serían utilizados para el transporte de los recién casados y los invitados, dentro del Área Natural Protegida.

 

 

La Dirección del Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra, NO TIENE OBJECIÓN en que la C.Ana Federica Pelayo GarcíaCuellar, realice actividades de BODA CIVIL con un BRINDIS en la playa Balandra”, transcribe textualmente el oficio, bajo el número de folio F00.DRPBCPN.APFFBALANDRA.133/2019, expedido dos días antes de las nupcias y dirigido a la novia.

 

 

El horario autorizado –de acuerdo a una copias del oficio que consta de 5 hojas y obtenido por este medio de comunicación—es de las 6 de la tarde a las 10 de la noche con vigencia los días 24 y 25 de mayo pasado.

 

 

En el documento oficial que contempla nueve clausulas, el propio director de Áreas Naturales Protegidas, solicitó a la novia establecer comunicación con él, a fin de “acordar su colaboración en el proceso de planeación y ordenamiento de las actividades en el Área Natural Protegida”.

 

 

Incluso, en el escrito, Manuel Francisco Álvarez Álvarez, expuso que “es requisito indispensable que durante el desarrollo de la actividades, el responsable, haga del conocimiento a su equipo de trabajo y participantes que la zona que visitan forma parte de una AREA NATURAL PROTEGIDA, y como tal, esta sujeta a un REGIMEN ESPECIAL DE CONSERVACION, PROTECCIÓN Y MANEJO”.

 

 

De tal modo que –según el directivo—“la BASURA generada deberá RECOLECTARSE y TRANSPORTARSE para su disposición final en los depósitos instalados para tales propósitos en los sitios indicados por la dirección de ANP, o en su caso, en el muelle de arribo o en la Ciudad de La Paz”.

 

 

De lo contrario, de acuerdo a la Cláusula Cuarta Inciso C, deberán “RESPONSABILIZARSE de todos aquellos DAÑOS PROVOCADOS a los ecosistemas por motivos de las actividades que deriven de su estancia en el Área Natural Protegida, sujetándose a las SANCIONES que las leyes de la materia establezcan”.

 

 

En la zona de núcleo de flora y fauna de Balandra, según el escrito—“solo podrán realizarse actividades de preservación de los ecosistemas y sus elementos, de turismo de bajo impacto ambiental, todas ellas, previa AUTORIZACIÓN de la SECRETARIA DE MEDIO AMBIENTE y RECURSOS NATURALES”.

 

 

El Decreto de ANP

 

La emblemática Playa de Balandra está ubicada dentro de un Área Natural Protegida con una extensión de 2 mil 512 hectáreas que incluye además Isla Gaviota, El Merito y Playa El Tecolote.

 

 

La zona ecológica está dividida en 5 zonas núcleo, integradas por subzonas de protección, y de uso restringido, y las cuales comprenden una superficie total de 309 hectáreas que corresponden al 12.3% de la superficie total.

 

 

Según el mapa del Programa de Manejo del Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra, la zona donde fue celebrada la boda civil es la ZONA NUCLEO, y la cual contiene hábitats, especies y ecosistemas relevantes que son zona de refugio y alimentación y descanso para un número importante de especies, muchas de ellas, sujetas a protección especial por las leyes mexicanas.

 

 

De tal modo que el Decreto de Área Natural Protegida con el carácter de Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra, establece claramente que la zona solo podrá UTILIZARSE para RELIZAR ACTIVIDADES DE PRESERVACION y RESTAURACION DE LOS ECOSISTEMAS, MONITOREO AMBIENTAL, INVESTIGACION, COLECTA CIENTIFICA, EDUCACION AMBIENTAL, TURISMO SUSTENTABLE y APROVECHAMIENTO NO EXTRACTIVO DE LA VIDA SILVESTRE.

 

 

Particularmente, la Zona de Balandra, está clasificada en dos áreas, la A, con una extensión de 146.87 hectáreas, y la B, de 55.41 hectáreas, ambas con carácter de USO RESTRINGIDO.

 

Las actividades que están estrictamente prohibidas en la zona son: 

1.- Alterar o destruir por cualquier medio o acción sitios de alimentación, anidación, refugio o reproducción de especies silvestres.

2.- Apertura de nuevos senderos, brechas y caminos.

3.- Aprovechamiento de bancos de materiales.

4.- Aprovechamiento forestal.

5.- Capturar, remover, extraer, retener o apropiarse de vida silvestre o sus partes o derivados.

6.- Construcción de obra pública o privada.

7.- Establecimiento de UMA, salvo con fines de conservación.

8.- Exploración y explotación minera.

9.- Introducir especies o poblaciones exóticas de vida silvestre.

10.- Realizar actividades cinegéticas, pesqueras, de acuacultura o de explotación y aprovechamiento de especies de flora y fauna silvestre y extracción de tierra de monte y su cubierta vegetal.

11.-Tirar o abandonar residuos.

12.- Transito de embarcaciones mayores a 12 metros de eslora.

13.- uso de jabones y detergentes, incluidos los biodegradables.

14.- Uso de vehículos motorizados.

15.- Uso de lámparas o cualquier luz fuerte para aprovechamiento u observación de ejemplares de la vida silvestre.

16.- Verter o descargar contaminantes en el mar, en el sueldo, subsuelo y cualquier clase de cause, vaso o acuífero, así como desarrollar cualquier actividad contaminante.

 

 

La controversia

 

Un día después de la celebración de la boda entre Federico Haller y Federica Pelayo, MetropoliMx, presentó un set de fotografías enviados al buzón de denuncias anónimas, y donde el remitente daba cuenta gráficamente del cochinero que los novios y sus invitados habían dejado en el Área Natural Protegida.

 

El tema desde luego se convirtió en viral, sobre todo cuando comenzaron a circular fotografías de los novios y los invitados y donde aparecían posando en la boda celebrada en Playa Balandra.

 

Desde luego que la primera en guardar silencio fue la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), porque evidentemente los organizadores “no acataron en todo momento las indicaciones en la protección de área”, tal y como lo estipula el Programa de Manejo del Área Natural Protegida, y tampoco envió personal para que vigilaran el comportamiento adeucuado de los invitados y controlar el acceso exclusivamente a las personas autorizadas o registradas en el itinerario y programa.

 

Peor aún.

 

El propio director de Áreas Naturales Protegidas, Manuel Francisco Álvarez Álvarez, evidentemente violentó el Programa de Manejo, creado por el mismo, porque antes de firmar y autorizar la celebración de la boda civil, debió haber solicitado el permiso transitorio para el goce, aprovechamiento y explotación, expedido por la Zona Federa Marítimo Terrestre.

 

Una vez revisada y analizada la licencia, según el reglamento, entonces el siguiente paso era la anuencia de la Conanp.

 

 

La complicidad

 

Después de estallar el escándalo, el presidente de la Asociación de Empresas Hoteleras y Turísticas de La Paz, Agustín Olachea Nogueda, trató de minimizar el caso, argumentado que la boda fue “legal” y “sin basura”.

 

Durante una entrevista con El Sudcaliforniano, justificó que “las redes sociales magnificaron el caso y llevaron fuera de toda proporción la boda que se llevo a cabo en el Área Natural Protegida”.

 

Inclusive llamó “ignorantes” a quienes publicaron la información, porque no sabían “la condición de las Áreas Naturales Protegidas”.

 

Peor aún.

 

Expuso que el permiso de la celebración de la boda civil había sido tramitado con 8 meses de anticipación, tratando de colocar el caso a nivel de chisme.

 

 

Lo que no dijo el presidente de los hoteleros de La Paz, Agustín Olachea Nogueda, según fue revelado esta misma mañana fue que la responsable de la logística de la boda civil fue su propia hija Fernanda Olachea Palos, y su esposa, Adriana Palos de Olachea, se encargo de elaborar el pastel y los postres de los invitados de Federico Haller y Federica Pelayo.

 

Por lo anterior, trató de engañar a la opinión pública, argumentando que el evento había sido tramitado con 8 meses de anticipación, cuando en realidad --según el oficio expedido por Conanp- el permiso fue expedido dos días antes de la boda.

Así, y bajo este escenario, el presidente de la Asociación de Empresas Hoteleras y Turísticas de La Paz, trató de evitar que el escándalo alcanzara a sus familiares, generando una gran indignación entre la sociedad paceña.

 

 

MedioAmbiente, BodaenlaPlaya, PlayaBalandra, PlandeManejo, BCS

Comentarios

Noticias al Momento