Cabo San Lucas, Baja California Sur.- A consecuencia de la grave crisis económica que se vive en el municipio de Los Cabos, y derivado de la falta de apoyos sociales por parte de la alcaldesa Jesús Armida Castro Guzmán, decenas de personas que perdieron sus empleos por la contingencia sanitaria, y quienes por falta de dinero, no pueden sostener una vivienda de renta por los elevados precios que exigen los administradores de los espacios de alojamiento, no tuvieron más remedio que invadir predios privados para resguardarse de la pandemia por el Covid-19 en este destino turístico.

La mayoría son personas originarias de otros estados de la República Mexicana que llegaron a Los Cabos, buscando un mejor porvenir, por lo que prefirieron invertir sus últimos ahorros en comprar alimentos para comer en lugar de pagar renta, por lo que se han dedicado durante los últimos días a ubicar terrenos abandonados para asentarse con todas sus familias.

Bajo la complacencia de los dueños de estos predios en construcción, quienes prefieren dejar esta situación en manos de las autoridades locales, se han estado gestando nuevas invasiones en estas áreas poblacionales, provocando que durante las últimas horas, la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos haya recibido reportes de invasión de por lo menos 50 personas, que se introdujeron ilegalmente en diferentes viviendas semi construidas.

Tan solo el pasado 27 de abril, un grupo de 30 personas tomó por sorpresa la colonia Leonardo Gastélum de Cabo San Lucas, pretendiendo establecerse en esta zona violentando las leyes, por lo que tuvo que ser necesaria la presencia de los elementos de la Policía Preventiva para desalojar a las familias del fraccionamiento residencial y evitar que se asentaran en el lugar.

En las principales ciudades de Los Cabos, Cabo San Lucas y San José del Cabo, la renta de un modesto cuarto con baño tiene un costo mínimo de 2 mil 500 pesos, sin agregar el depósito por renta.

Las personas que prefieren rentar un departamento o una casa con más de una recámara, tienen que pagar entre 5 mil pesos y 10 mil, apróximadamente, dependiendo de la zona donde se encuentre ubicada la vivienda, contando también el cobro inicial por depósito.

Mientras los programas de apoyo y atención social del gobierno municipal brillan por su ausencia en plena Fase 3 por Covid-19 en la región, varias familias buscan desesperadamente un techo donde vivir, en medio de una  preocupante ausencia de recursos que los obliga a tomar por la fuerza espacios privados, para refugiarse de la cuarentena ocasionada por la llegada del Coronavirus.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here