Los Cabos, Baja California Sur.- Desde hace 14 años, la pareja conformada por Matu y Shanti decidieron partir de Argentina, su país natal, buscando recorrer América Latina en un viaje de aventura y exploración, con el objetivo de experimentar el nuevo estilo de vida minimalista que acordaron ambos, a bordo de un viejo autobús escolar marca Mercedes Benz convertido en una casa rodante, y en el cual han recorrido más de 60 mil kilómetros cruzando América del Sur hasta llegar a México dentro del “bicho latino”, como fue nombrado su colorido transporte que se ha vuelto la sensación en redes sociales.

La mañana del 24 de junio, la familia argentina compuesta ahora por Shanti, Matu, su hija Zaina y su mascota Martha, volvió al destino de Los Cabos, luego de pasar unos días de campamento en un litoral paceño. Fue en la misma capital del estado donde los tripulantes del “bicho” desembarcaron en un navío de Baja Ferries a principios de marzo. Baja California Sur, se volvió desde entonces en el refugio de la familia durante la cuarentena provocada por el COVID-19, y la misma entidad donde comenzarán a recabar dinero para continuar su ruta rumbo a la frontera con Estados Unidos, ya que su meta es llegar a la fría Alaska, en los próximos meses.

Los peculiares padres de familia, se conocieron en 2006, durante unas vacaciones en la península de Valdez, al sur de Argentina, para ya nunca más separarse.

Ambos, fotógrafos de profesión, se percataron de que compartirán varios intereses en común, como el de salir de zona de confort y conocer el mundo utilizando al “bicho latino” -comprado por Shanti con sus ahorros como periodista gráfica en un diario de Buenos Aires– como su medio de transporte, adoptando el clásico vehículo como su nuevo hogar.

En medio de su insólita travesía, concibieron a Zaina, quien nació en Ecuador hace 11 años, comenzando una etapa de cambio para el par de aventureros con la llegada de su primogénita.

La más reciente integrante de la familia es Martha, una tierna perrita que fue adoptada tras ser rescatada hace tres años de las calles de Chetumal, Quintana Roo.

Los 4 pasajeros del “Bicho Latino”, han estado por periodos de tiempo en Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Desde su llegada a México, han conocido Quintana Roo, Oaxaca, Puebla, Michoacan, Jalisco, Sinaloa y Baja California Sur.

Fue a lo largo de su estancia en Brasil, cuando se terminaron sus ahorros de toda la vida, y sería en la favela brasileña donde comenzaron a impartir cursos de fotografía digital a niños, jóvenes y adultos, utilizando sus cámaras personales como instrumentos de prueba y aprendizaje, y de esta manera, recolectar nuevamente dinero para continuar con su viaje.

Asimismo, la caridad de la sociedad brasileña los acogió, apoyándolos para reunir una significativa cantidad de efectivo que los ayudara a emprender su camino a México, país donde han estado los últimos 3 años, antes de llegar al estado de Baja California Sur, arribando a La Paz y Los Cabos.

 

Con el paso de los años, Matu y Shanti han descubierto nuevas formas de conseguir dinero para solventar los gastos de alimentación, vestimenta, mantenimiento del autobús y para la educación de su hija Zaina, ya que hace unos meses, la joven concluyó la escuela primaria a través del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, y ahora planea ingresar a la secundaria, bajo el mismo sistema.

Los recursos económicos de la familia para seguir subsistiendo consisten desde recibir la ayuda directa de la sociedad en turno o realizar trabajos eventuales en las ciudades en que se estacionan, además de iniciar nuevos cursos de fotografía y hasta diseñar y confeccionar playeras relacionadas con sus viajes, las cuales llegan a vender hasta en 250 pesos cada una.

Pero eso no es todo, ya que Matu y Shanti escriben diariamente un diario que planean convertir en un libro autobiográfico, plasmando en las letras todas sus vivencias personales y familiares desde el día en que abandonaron Argentina hasta la actualidad, tiempo en donde han recorrido varios países de Latinoamérica.

La pareja prevé que el libro sea publicado el próximo año, el cual será lanzado por una compañía editorial propiedad de unos amigos de ambos, y de esta forma, la publicación comience a generar regalías y ganancias derivadas de su venta formal.

Bajo el título de “El Bicho: una forma de vivir”, el libro se ilustrará con más de 150 imágenes tomadas por estos talentosos y aventureros fotógrafos, dándole vida a las páginas llenas de historias y anécdotas con instantáneas dignas de unos grandes seres humanos que sin ataduras han encontrado en esta forma de vivir su felicidad.

Yo no puedo imaginarme otra vida mejor para vivir, yo no me puedo imaginar parar en un lugar fijo, no me atrae la idea. Mi hija veremos, pero por ahora, ella está muy feliz así”, comentó Shanti en una publicación realizada en su página oficial de Facebook: “El Bicho Latino”, donde la familia ha ganado miles de seguidores gracias a su libre y peculiar forma de vida, moviéndose de un lugar a otro y conociendo distintas culturas, regiones, y personas, elementos que se mezclan entre sí para captar perfectamente la atención de los internautas que están al pendiente de sus publicaciones diariamente.

Tras aclimatarse en su nueva tierra, Los Cabos, la familia aventurera se dirigió a bordo de el “bicho latino” a la playa El Sargento, localizada al sur de la ciudad de La Paz, lugar donde disfrutaron de unos días de campamento, relajándose con la calidez del mar, el brillante sol y la suave arena de estas aguas, y posteriormente, realizar una sesión fotográfica captando a las distintas especies de aves, flora y fauna y los animales marinos que abundan en esta zona natural.

Sus próximos destinos a explorar, de acuerdo a sus más recientes publicaciones en su página de Facebook, serán el pueblo mágico de Todos Santos, Los Barriles, La Ribera y San José del Cabo, antes de planear una nueva aventura recorriendo el norte de la península sudcaliforniana, para visitar los municipios de Comondú, Loreto y Mulegé, con la intención de  continuar cumpliendo el sueño familiar de conocer a más regiones mexicanas antes de enfocarse en llegar a su meta final, Alaska.

Si desea contactar a la familia para brindarles ayuda económica o adquirir algún producto de los que venden, pueden llamar al número celular: 984 138 32 87, o contactarlos directamente en el buzón de mensajes de su fan page de Facebook.