La Paz, Baja California Sur.- Hasta el momento, no existe una iniciativa concreta para liberar a la pesca comercial del dorado, el cual es una de las preciadas especies marinas catalogadas como exclusivas para la pesca deportiva-recreativa.

Sin embargo, la proposición de parte de organizaciones pesqueras en el Senado de la República, comenzó a inquierar a prestadores de servicios, legisladores y gobernantes, levantando la alerta por una eventual propuesta de manera formal.

En una revisión que realizó Metrópolimx en los portales del Senado y del Congreso federal, no se encontró ninguna iniciativa con proyecto de reforma al artículo 68 de la Ley General de Pesca y Acuacultur Sustentable.

La única que fue presentada para liberar solamente al dorado en algunos litorales del país, fue la que hizo el ex diputado perredista federal, Carlos Orsoe Morales Vázquez, en el año 2009, cuando propuso -proyecto que no prosperó- que esta especie abundaba en litorales de ciertos entidades en donde no existía la pesca deportiva, quedando bajo Conapesca su forma de captura comercial. Esta iniciativa quedó simplemente archivada.

En cambio, desde 2017 a junio pasado, tres diputadas y diputados federales, presentaron iniciativas de reforma a esta Ley para “blindar” las especies marinas contempladas para la pesca deportiva-recreativa, las cuales son además del dorado: “marlin, pez vela, pez espada, sábalo o chiro, pez gallo y dorado”.

El 10 de abril y 31de mayo del año en curso, las diputadas Dulce María Corina Villegas, de Morena, y Olga Patricia Sosa Ruiz, cada una por su cuenta, presentaron una iniciativa para adicional un párrago al artículo 68 de la Ley General de Pesca, para de manera definitiva “prohibir la comercialización” de estas especies reservadas a la pesca deportiva, así como su subsecuente exportación al extranjero, “aún cuando se trata de una especie de pesca incidental”.

El 21 de noviembre de 2017, el entonces diputado federal, Víctor Ernesto Ibarra Montoya también aportó otra iniciativa en ese mismo sentido, no para liberar, sino para blindar las especies de pesca deportiva.

Y es que el principal argumento es que estas “joyas del Océano” representan un mejor ingreso económico para el país y para el sector turístico, hotelero, embarcaderos y toda la cadena de servicios que crea, que el hecho de permitir a los grandes armados explotar estos animales marinos.

Por ejemplo la diputada Olga Patricia Sosa Ruiz indicó en su proyecto que cada turista que acude a un torneo de pesca derrama por lo menos mil 750 dólares, incluyendo hotel y el resto de los servicios.

Desde entonces, Baja California Sur ha sido visto en estos proyectos como los estados ejemplo en la explotación de la pesca deportiva y sustentable.

 

Las organizaciones pesqueras presionan

Sin embargo, aunque no existe aún una iniciativa para liberar al dorado a la pesca comercial, académicos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, como Héctor Reyes Bonilla, declaró que hace un mes se realizó un foro en el Congreso de la Unión, en donde las organizaciones pesqueras de varios estados, propusieron a los legisladores modificar la Ley General de Pesca para permitir la pesca comercial del dorado.

En la mesa de trabajo auspiciada por el Congreso de la Unión, las organizaciones pesqueras llegaron incluso con abogados que defienden la liberación.

La iniciativa fue con la lógica o argumento de organizaciones pesqueras de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas que tienen interés de que se abra a la pesca comercial, porque en esa parte del país hay gran cantidad de esa especie, no hay casi pesca deportiva y se podría dar un aprovechamiento mayor al que se da en la actualidad, pues durante años la gente lo ha pescado y comercializado”, indicó el académico.

En ese sentido, los diputados federales del Partido del Trabajo, se pronunciaron en contra de la propuesta de liberar a la pesca comercial a este especie, también conocida como pez hacha.

En un comunicado, firmado por Alfredo Porras Domínguez, los petistas señalaron que apoyan de manera decidida a “todas las personas que de manera directa o indirecta hacen de la pesca deportiva su forma de vida”.

Por lo tanto, dijeron, están en contra de la comercialización de esta y el resto de las especies, ya que la pesca deportiva desarrolla el turismo náutico en las costas mexicanas, y gracias a ello se detona la economía en las regiones turística del país, provocando un mayor número de visitantes, más inversión en la construcción de hoteles, campos de golf, desarrollos residenciales en Los Cabos y en otros destinos.

Está plenamente demostrado que los pescadores ribereños, que se transforman a la pesca deportiva, tienen una vida más digna y de mayor valor agregado para sus familias”, enfatizaron.

El propio gobernador Carlos Mendoza Davis, se unió al rechazo.

En su cuenta de Twitter fijo su postura:

“En #BCS nos opusimos siempre a la pesca libre del dorado.

El Congreso Federal pretende permitirlo.

Afectaría al medio ambiente y al bienestar de miles de familias.

Forzaría la migración de esa y otras especies dañando a la pesca deportiva y al turismo. #SalvemosElDorado

— Carlos Mendoza Davis (@cmendozadavis) November 21, 2019

En el Congreso del Estado, los diputados Carlos Van Wormer Ruiz, Ramiro Ruiz Flores y Marcelo Armenta también subieron a la Tribuna para expresar su oposición a una posible propuesta.

En Baja California Sur se estima que las personas gastan en esta actividad recreativa entre mil 500 y mil 800 dólares.

En el país cada año este sector genera una derrama de cerca de mil 500 millones de dólares que generan 24 mil empleos fijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here