La Paz, Baja California Sur.- A pesar de tener una partida para “Gastos de Representación” y “Apoyos Asistenciales”,  y no conformes con obtener un sueldo que violenta flagrantemente la Ley de Remuneraciones del Estado de Baja California Sur, rondando entre los 243 mil pesos mensuales, algunos integrantes de la XV Legislatura, todavía utilizan el presupuesto público, como si se tratara de dinero propio, y compran y pagan discrecionalmente vuelos de avión a familiares y amigos, tal y como lo demuestran oficios y facturas en poder de MetrópoliMx. 

Durante una investigación, este medio de comunicación tuvo acceso al expediente de la relación de boletos de avión que el Congreso del Estado, pagó en los meses de junio, julio y agosto (curiosamente en pleno periodo vacacional), encontrándose que algunos de los legisladores locales, aprovecharon su cargo para financiar vuelos a familiares directos y amigos con cargo al erario público, como lo son el caso de los diputados Ramiro Ruiz Flores y Sandra Moreno Vázquez.

De otros, aunque se hizo un rastreo para identificar la posible consanguinidad de los beneficiarios, no fue posible confirmarlo, pero sí la amistad.

Por ejemplo,  el legislador Marcelo Armenta benefició a un joven de nombre Leonardo Armenta que viajó con Iovanna Macías a Culiacán, y la diputada Maricela Pineda, en cambio, “gestionó” un vuelo redondo a Cancún, sin espeficiar a qué iba la ciudadana que hizo el viaje.

De este modo, en la mayoría de los casos, los integrantes de la XV Legislatura ni si quiera tuvieron que justificar ni fundamentar en la Dirección de Administración y Finanzas del Congresodirigida por María Francisca Covarrubias Sánchez, por qué eran necesarios estos boletos de avión. 

Menos fue requerida la fundamentación en las comisiones de Cuenta y Administración, y Asuntos Fiscales, pues tal parece que es una nueva política de los legisladores, gastar el dinero del presupuesto, como si fuera suyo. 

Y es que basta con que un legislador envíe un oficio a María Francisca Covarrubias Sánchez, indicando el nombre de la persona que viajará, el destino, la fecha del vuelo, en algunos casos la aerolínea y la hora de salida y llegada, y con esto, como por arte de magia, sin siquiera tener que fundamentar legalmente un oficio de comisión o una gestión social, el Poder Legislativo, paga con cargo al erario el costo o reembolso de los tíkecks. 

En la mayoría de los oficios enviados a la Dirección de Finanzas, cuyas copias tiene MetrópoliMx, cada legislador menciona que se le haga “cargo a su cédula de vuelos”, aunque al final de cuentas este recurso proviene del Prespuesto anual, y no lo pagan de su bolsa, como fue comprobado por este medio en el pasado reportaje titulado “Diputados inventaron bonos para atracar presupuesto del congreso de BCS”, en donde se comprobó cuánto gana realmente un legislador sudcaliforniano. 

De los 21 diputados, sólo 6 no hicieron ningún gasto en este rubro, durante junio, julio y agosto. Se trata de las diputadas Perla Guadalupe Flores Leyva, Soledad Saldaña Bañalez, Lorenia Lineth Montaño Ruiz, Elizabeth Rocha Torres, María Petra Juárez Maceda y el legislador José Luis Pérpuli Drew.

Los otros 15 diputados restantes, aunque sea lo mínimo, hicieron uso de 1 a 2 boletos de avión. El que más “chupó” recursos públicos para solventar viajes familiares fue Ramiro Ruiz Flores, con un total de 66 mil 202 pesos.

Después del legislador de la Fracción Parlamentaria “Juntos Haremos Historia”, el segundo diputado que “más gestionó” vuelos fue Rigoberto Murillo Aguilar, con un gasto de 46 mil 031 pesos en 8 vuelos, aunque cabe decir que en tres ocasiones se remitió el oficio donde ciudadanas solicitaron los boletos para acudir a consultas médicas.

En tercer sitio quedó Carlos José Van Wormer Ruiz con 39 mil 303 pesos con 98 centavos gastados en 3 vuelos, ninguno de ellos, sin justificar vía oficio.

En total los 15 diputados gastaron 346 mil 44 pesos con 46 centavos en vuelos de avión en los tres meses que abarcó la muestra.

 Lo anterior solo comprueba una vez más que los miembros de la XV Legislatura de Baja California Sur se mantienen con altos privilegios en el uso y manejo de los fondos presupuestales del Congreso del Estado, asigándose de una manera discrecional no solo bonos millonarios, canonjías fuera de la Ley, sino también dando y repartiendo boletos de avión a discreción.

Un derroche sin límines en el Poder Legislativo.

 

 El Beneficio Familiar

El no fundar ni motivar la compra de boletos permite el uso discrecional de los recursos públicos. En ese sentido, el diputado que más uso y abuso realizó en estos tres meses señalados fue Ramiro Ruiz Flores, quien incluso pagó 3 viajes a familiares directos.

De acuerdo con las facturas entregadas por el propio Congreso del Estado –tras perder un juicio con MetropoliMx— vía el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales, Ramiro Ruiz Flores cargó a su “cédula de viajes” tres boletos sencillos por Aeroméxico el día 22 de junio a las siguientes personas: Ramiro Emmanuel Ruiz Cota, Jazmín Estrella Ruiz Cota y Epifania del Carmen Cota Talamantes, por un monto de 9 mil 712 pesos.

Al mes siguiente, cargó un boleto doble redondo para él y Jazmín Ruiz Cota en la aerolínea Volaris por un costo de 15 mil 698 pesos. Ambos viajaron de La Paz a la Ciudad de México del 11 al 13 de julio pasado. De nueva cuenta, Ramiro Ruiz pagó 12 mil 600 pesos a sus familiares en vuelo con ruta La Paz-México.

Así, en estos tres viajes, Ramiro Ruiz Flores cargó al Congreso 38 mil 090 pesos, pero la cosa no quedó ahí, pues fue el legislador que también “gestinó” vuelos a terceras personas, sin informar en los oficios enviados para qué requerían estos boletos.

En total se le cargaron 28 mil 112 pesos en 6 vuelos que se realizaron en este periodo. En total, la cantidad erogada fue de 66 mil 202 pesos.

Asimismo, la diputada Sandra Moreno Vázquez pagó boletos por 13 mil 228 pesos a sus familiares Lizeth Natalia Moreno Moreno, Gissel Olivia Moreno Moreno y a Cristian Aguilera Moreno, quienes viajaron de Cabo San Lucas a Ciudad Juárez por Volaris el 10 de julio pasado.

Curiosamente ese mismo día, viajó en vuelo redondo su pareja, Juan Manuel Ojeda Higuera, con un boleto de 4 mil 98 pesos, pero en este caso Ojeda, retornó a San José del Cabo al día siguiente, el 11 de julio.

Luego volvió se le volvió a comprar otro boleto redondo a la pareja sentimental de la legisladora por un costo de más de 9 mil pesos a la misma ciudad fronteriza del 29 al 30 de junio, sin detallar en ningún momento qué fue a hacer como parte de una comisión. Por tercera vez, Sandra Moreno hizo que el Congreso pagara a esta misma persona un viaje redondo de 10 mil 202 pesos de San José del Cabo a la Ciudad de México, del 17 al 19 de julio.

Paralelamente, el morenista Marcelo Armenta pidió que se le pagara un boleto redondo VIP por Viva Aerobús de La Paz a Culiacán a los jóvenes Leonardo Armenta y Iovanna Macías, con un costo de 6 mil 147 pesos, del 18 al 25 de julio. En el caso de Marcelo fue el único boleto que solicitó a Finanzas. 

Un viaje pagado por el Congreso que llama la atención, el cual está a nombre de la perredista Maricela Pineda García, es el que benefició a la ciudadana Gladys Jasmín Alvarado Galarza para un viaje a Cancún, Quintana Roo, del 6 al 13 de julio, saliendo de La Paz por la aerolínea Volaris. No existe un documento que respalde que se trató de un viaje justificado.

  

El desglose de los gastos

 De esta manera, llegamos al desglose de los gastos generales. Por ejemplo, la morenista María Rosalba Rodríguez solicitó a la directora de Administración y Finanzas, el reembolso de 13 mil 415 pesos por concepto de dos boletos de avión a nombre de Alma Delia Camarillo con la ruta Morelia-Tijuana-Los Cabos; y a José Urbano Ochoa con ruta de Los Cabos-Ciudad de México, esto durante junio pasado.

El 10 de julio la Dirección de Finanzas emitió una póliza de cheque por 31 mil 482.31 pesos a favor de la empresa Viajes Perla SA de CV. Ahí aparecen los nombres de las beneficiarias Verónica Amado Castro, Diana Berenice Méndez, Yazmín Carolina Méndez y Beatriz Vanessa Méndez para un viaje redondo La Paz-Guadalajara, del 14 al 20 de junio, con cargo al diputado Carlos José Van Wormer Ruiz.

No se específica, como en el resto, para qué requerían el vuelo de avión.

El 2 de julio la priísta Anita Beltrán Peralta hizo que se le pagara un boleto a Francisco Caballero a la Ciudad de México, con un costo de 2 mil 800 pesos. Del 24 al 29 de julio, pidió viaje redondo para Marcel Herrera Castro y el menor Sebastián Cruz García, por un costo de 6 mil 665 pesos de Los Cabos a Monterrey.

El 3 de julio el morenista Esteban Ojeda Ramírez hizo lo mismo en favor de Adrián Favela, asesor del Congreso, y del15 al 17 de julio, el mismo legislador viajó con un boleto de 7 mil 799 pesos.

El 17 de julio, el expediente de pagos de avión registra una póliza de cheques por 73 mil 559.65 pesos, pero no viene el desglose.

La diputada Milena Quiroga Romero solicitó el pago de un boleto para Adolfo Castillo Mendívil por 10 mil 571 pesos con destino a la Ciudad de México.

El 3 de julio, la misma diputada de MORENA, benefició a Andrea Nohemí Martínez con un boleto sencillo de La Paz a Culiacán, con un costo de mil 292.99 pesos, y el 15 de julio, gestionó para Kevin Hernández, otro boleto de 5 mil 943 pesos de La Paz a la Ciudad de México.

De nuevo, el legislador Carlos Van Wormer solicitó el pago a favor de Issac Hernández de México a La Paz el pasado 10 de julio por Volaris, y otros boletos para las ciudadanas Guadalupe del Carmen Verdugo e Isabella Verdugo Valenzuela por el monto de 4 mil 821.98 pesos. Ellas viajaron de Ciudad Obregón, Hermosillo, directo a La Paz.

La legisladora del Partido Humanista, Daniela Rubio Avilés solicitó el pago a Yanet Olivia Onofre Miramontes de La Paz a Guadalajara el 17 de julio, y posteriormente, a René Fernando Castro un boleto de 4 mil 167 pesos.

Homero González Medrano, uno de los que usó poco los boletos, solicitó el desembolso a favor de José Ochoa Romero por 4 mil 238 pesos en un viaje redondo La Paz-México por Viva Aerobús.

El 3 de agosto, Maricela Pineda pidió otro boleto para Óscar Antonio González con un precio de 3 mil 457 pesos con la ruta La Paz-Tijuana. El único vuelto que solicitó Mercedes Maciel Ortiz fue para Aida Macedo y Álvaro Zárate, por 8 mil 895 pesos de La Paz a Tijuana.

El legislador Ramiro Ruiz, cuando no benefició a su propia familia, también aparece que “ayudó” a algunos ciudadanos, como Ilse González Moreno y Teresa Eleuterio, cuando volaron a la Ciudad de México por gestiones del diputado de “Juntos Haremos Historia”.

En la lista de beneficiarios por este legislador fueron Rosa Cristina Medina Carrillo (vuelo redondo Los Cabos-México, por 6 mil 438 pesos); María del Carmen Castellanos (vuelo sencillo La Paz-Guadalajara, 15 de julio), y Evangelina Geraldo Estrada (viaje redondo La Paz-Guadalajara, por 4 mil 964 pesos).

Otros viajes que resaltan porque se hicieron cargos sin que ningún diputado respondiera, y que por lo tanto fueron autorizados por María Francisca Covarrubias Sánchez:

1.-Un boleto a favor de Diego Valdez Covarrubias redondo La Paz-Tijuana por 5 mil 398 pesos.

2.-Un póliza de cheque del 27 de julio por 31 mil 327 pesos.

3.- Un boleto a favor de Karla Lizaldi, del 4 al 10 de septiembre Cancún-La Paz (fue a un torneo de Cachibol) por 6 mil 717 pesos.

4.- Un boleto a favor de José Manuel Aguilar y a Mario Carrillo dos boletos 16 mil 294 redondo La Paz-México.

5.-Un boleto sencillo a favor de Christian Covarrubias por 3 mil 144 pesos sencillo Guadalajara-La Paz, y luego otro de regreso por 3 mil 561 pesos.

Por último, los diputados Humberto Arce Cordero y Héctor Manuel Ortega Pillado, quienes solo gestionaron un boleto, erogaron 5 mil 165 pesos a favor de Jesús Ignacio Osuna Magaña y Jesús Osuna López, por 2 mil 74 pesos, respectivamente, en dos vuelos de avión.

 

Murillo, de los que más ganan y estiran la mano

El diputado Rigoberto Murillo Aguilar, además de ser uno de los que más dinero ganan en el Congreso, al tener un bono constante y sonante de 100 mil pesos mensuales por “gastos de representación”, en su calidad de presidente de la Comisión de Cuenta y Administración, también es otro de los que más boletos de avión aparecen que “pagó”. 

Paralelo a esto, también fue el que más justificó estos vuelos, al presentar documentos donde ciudadanos requerían los viajes. Por ejemplo, se compraron tickets para Enrique Félix López Chinchillas y María del Socorro Osuna  Quijano por 12 mil 132 pesos para participar en la Expo Filandia, un torneo de básquetbol a nivel internacional. 

A la ciudadana Hermelinda Guerra se le pagó un vuelo de 3 mil 120 pesos con ruta Mexicali-La Paz el día 23 de julio por Aero Calafia, quien pidió para una consulta médica. Esta misma persona obtuvo un segundo boleto de 4 mil 98 pesos a las semanas.

Asimismo, Brenda Elizabeth Acosta presentó un documento redactado a mano y con respaldo de copia de la credencial del INE para pedirle a Rigo Murillo un boleto redondo de La Paz a Guadalajara, del 17 al 21 de julio, para una consulta médica, el cual tuvo un costo de 5 mil 865 pesos.

Pero de ahí en adelante, Rigoberto Murillo Aguilar ya no presentó respaldo. El 14 de julio, se le pagó a Issan Hernández un vuelo de La Paz a México, con un costo de 4 mil 748 pesos, el 18 de julio se pagó otro boleto a Enriqueta Valenzuela de 5 mil 615 pesos también con el mismo destino.

Finalmente, otras personas beneficiarias por Rigoberto fueron Alda Luz Andrade y Luis Martín Careaga, a quienes se les compró un boleto redondo a cada una.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here