Estallan más casos de acoso sexual de adolescentes en BCS

1

La Paz, Baja California Sur.- Motivada por su pasión hacia el baile y la danza, Nicole “N”, comenzó a practicar sus mejores pasos, desde muy temprana edad. Tiempo después, y sin siquiera imaginárselo, viviría una pesadilla que la dejaría marcada de por vida.

A los 13 años, la joven bailarina, decidió inscribirse en la academia llamada “Stomp The Sky”, dirigida por su dueño y maestro, José Zavala Durán, quien se especializa en fomentar valores a través del baile para niños, adolescentes y adultos, pero al mismo tiempo, planea de qué manera aprovecharse de sus alumnas, muchas de ellas, menores de edad.

Después de contactar a MetrópoliMx, Nicole “N” se armó de valor y seguridad, y quiso dar a conocer su traumática experiencia, asegurando que si no lo había hecho anteriormente, fue por miedo a los reclamos de su profesor, y por respeto a los hijos de este mismo.

Todo comenzó, cuando José Zavala, se desvivía en atenciones por Nicole “N”, desde que se integró a su grupo de baile. Posteriormente, comenzó a llenar de mensajes de texto el celular de la joven, comentándole todo el tiempo que siempre se acordaba de ella, la extrañaba, y quería verla, pero en otro lugar que no fuera la academia de baile de su propiedad.

La joven alumna, siempre tomó a la ligera estas propuestas y dedicatorias de amor por parte de su admirado maestro, ya que su carácter bromista y relajado le hacían suponer que solo eran muestras de cariño hacia su persona.

 

Su niña”, como el la llamaba, comenzó a percatarse de que José, comenzó entonces a subir de tono sus muestras de “afecto” hacia la adolescente, antes, durante y después de las clases, ya fuera tomándola por sorpresa hasta donde ella se encontraba para tomarla de la cintura y pegar su cuerpo hacia el de ella, o abrazándola repentinamente. También, le propinaba besos en la mejilla sin algún motivo en específico, y le acariciaba el cabello, mientras el resto de las estudiantes eran testigos de estas demostraciones de singular afecto dadas por el profesor hacia su aprendiz.

Nicole “N”, dejó pasar todo esto por miedo a que sus padres la obligaran a dejar la academia, ya que uno de sus más grandes hobbies entre la escuela, era precisamente acudir todas las tardes a aprender nuevas coreografías.

Conforme seguimos preparándonos para un festival, también organizaban una albercada entre ambas academias de Camino Real y Ley Garzas. Al llegar ese día, todos estábamos en la alberca jugando guerras de agua y nos divertíamos mucho, hasta que José se acercó más a mí y hacia como que me empujaba, pero lo único que yo sentía era como su mano agarraba mi trasero ¡a mis 13 años!. Nunca dije nada, solo me salí de la alberca, solía juntarme mucho con una niña, y él siempre nos decía que éramos las consentidas, como pretexto para estarnos abrazando. Me tocaba veces, en las que mi papá por tiempo me llevaba temprano, cuando aún no había nadie y él se la pasaba acostado en un sillón y varias veces me jalaba, y me hacía acostarme ahí, diciéndome cosas, no recuerdo muy bien, pero nada agradables”, confesó aún aterrada por los recuerdos, la joven mujer.

Según el testimonio de Nicole “N”, previo a un próximo evento de la academia, cada alumno recibía un número seriado de boletos para venderlos entre sus familiares, amigos y conocidos, para que asistieran al festival de baile, donde presentarían varias coreografías musicales sobre el escenario, ofreciendo su espectáculo.

Cuando llegó el momento de Nicole “N” por entregar el dinero recabado de la venta de las entradas para el evento, José le dijo que mejor se los pagar con besos, a lo que la chica, comenzó a reír nerviosamente, le entregó el efectivo rápidamente, y se retiró, dejando al atrevido bailarín con los deseos.

Todos los días que llegaba a la academia, y evitaba saludarlo, me jalaba y se hacía el sentido conmigo, y yo realmente sentía admiración por él, pero, como era una nena de 13 años, no sabía realmente lo que él intentaba, hasta que organizamos una grabación en playa El Coromuel. Al finalizar el rodaje, todos nos metimos a nadar, y mientras jugábamos luchitas entre quien se caía, el me cargo sobre sus hombros en el agua y no le importó que su ex esposa estuviera enfrente y volvió a tocarme el trasero. A partir de ahí, yo hablé con un amigo de confianza que también bailaba, y me contó que no solo era conmigo las insinuaciones, si no con varias. Así como a mí me decía a veces que llegara dos horas antes de las clases para ensayar un “baile” lo hacía con otras, pero al yo acceder ese día, una amiga se fue temprano conmigo, y su repuesta fue que teníamos que estar solos, porque es un baile que solo quiero enseñarte a ti y tú amiga es muy metiche y todos son muy envidiosos”, citó.

La gota que derramo el vaso, fue en una ocasión que en plena clase, Nicole “N”, le comentó a su maestro que se daría de baja en el curso de la academia, por motivos personales. José, entonces la jalo del brazo para robarle un beso en la boca, pero la joven alcanzó a voltear su rostro, sin embargo, sus labios alcanzaron a rozarse en el transcurso del acto.

Yo sentí tanto asco de verdad. Solo me puse nerviosa e inventé cualquier idiotez para salirme y como siempre se sentía cuando faltaba se hacía el enojado conmigo, como manipulación. Lamentablemente me callé tanto tiempo y el sigue haciendo lo mismo con muchas alumnas de su academia, solo me atreví a confesarlo todo para que ya nadie más vuelva a sufrir lo que yo pasé, con este sujeto”, finalizó Nicole “N”.

Mientras la confesión de Nicole “N” fue la punta de lanza para que otras jóvenes ex estudiantes de la academia, y quienes también fueron víctimas de acoso sexual por parte de José Zavala Durán, se decidieran a denunciar casos similares hasta el grado de inundar las redes sociales con el propósito de exigir justicia para todas ellas, el bailarín continua dando clases en su academia de baile “Stomp The Sky”, como si nada de esto hubiera pasado, y gozando de una impunidad que se fue acrecentando por el temor de varias adolescentes que fueron objeto de insinuaciones y ofrecimientos de carácter íntimo, provocadas por su propio maestro de baile.

Puedes leer también: https://metropolimx.com/las-confesiones-de-marcela/

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here