La verdadera historia tras amenazas en la UABCS

0

La Paz, Baja California Sur.- Un revolver con seis balas esparcidas sobre una duela de madera, es la ilustración que compartió el joven Alejandro Virgen Manríquez el pasado dos de septiembre alrededor de las 12 de mediodía en el grupo de WhatsApp de estudiantes de la licenciatura de Criminología de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

Los alumnos comenzaron a vacilar con la fotografía. “¿Vas a querer matarnos?”, preguntó Joel, mientras Karla, soltaba un “Jajajaja”.

Fue un gusto estar con ustedes en la carrera compañeros”, comentó Joel, respondiendo Marelele con una frase típica paceña: “Meee”, y una burla: “jajaja”.

La charla prosiguió entorno a la organización de una carnita asada, donde el estudiante Alejandro Virgen Manríquez, ofreció su casa, retomándose el tema en tono de sorna de que quería matarlos.

Con humor bastante negro, todavía el estudiante de 18 años, comentó que también los “violaría” y “desmembraraía”, y sus compañeros comenzaron a compartir stickers del tema, incluido uno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, destapando una cerveza victoria.

Entre bromas y burlas, los alumnos cerraron la plática del tema alrededor de las 9:35 de la noche de ese día.

Una semana después, alrededor de las 6:30 de la tarde del pasado 10 de septiembre, el campus de la UABCS, registró una movilización inusual: Agentes de la Policía Estatal Preventiva, fuertemente armados, estaban apostados en la entrada y la salida de la máxima casa de estudios y entre los edificios y estacionamientos.

Los alumnos comenzaron a preguntar en los grupos de WhatsApp de las diferentes carreras sobre la presencia de las fuerzas de seguridad en la UABCS, hasta que un alumno identificado como Gerardo (Gera), aviso que iría a preguntar lo que estaba pasando.

Fue entonces que un alumno identificado como Luis Valadez, confirmó textualmente: “Fueron por un alumno de criminología que amenazó de muerte a sus compañeros y maestra”, agregando el propio Gerardo: “Es correcto, pero fue a una profe de la clase de derecho romano por nada”.

Así, las capturas de pantalla de esa conversación, comenzaron a correr entre los grupos universitarios de WhatsApp de la máxima casa de estudios, iniciándose un debate:

Por ejemplo, en Turismo Alternativo del 3-B, Martha, preguntaba si alguien tenía más información, porque la conversión entre Gerardo Luis, “la tenemos todos”.

Eso solo crea desconcierto, si existiera una amenaza real, la propia institución avisaría, así que no caigan en desinformación, hay clases y labores normales”, recomendaba Roberto Rafael.

Pero los rumores seguir cobrando fuerza en los grupos de WhatsApp: “Hay una reunión porque un bato primero advirtió a sus compañeros que no fueran a clases porque iba armar una matazona contra una maestra, ya en el momento quien sabe que pueda pasar”.

La ausencia de un protocolo para atender una crisis en temas de seguridad que no está considerado ni en la Ley Orgánica de la UABCS ni en sus 21 Reglamentos Internos, según una revisión elaborada por MetropoliMx, acrecentó los rumores y empezaron a llegar los chismes a los medios digitales:

Es un bato de criminología que dijo que nos iba a matar a todos. Mandaba mensaje por su grupo que iba a llevar pistola y no sé que. Amenazó a una maestra. Entonces fue el psicólogo al salón, y cuando el supo que hablaban de él, empezó como un psicópata. Todos estamos culeados”.

Así, y de esta manera, empezaron aparecer publicaciones, sensacionalistas y completamente fuera de contexto, como en el portal de noticias falsas denominado BCS Noticias: “El último disparo será para mí; después de matarlos, los violaré: estudiante de la UABCS”.

La bola de nieve empezó a correr, y para las 7:00 de la tarde del 10 de septiembre, el tema del psicópata y asesino serial de la máxima casa de estudios era el tema “estelar” de la mayoría de medios digitales y tradicionales.

 

La cruda realidad

El macro operativo en la máxima casa de estudios fue encabezado por el comandante de la Policía Estatal Preventiva, Salvador Reyes Ramírez, tras recibir ordenes de su mando superior Felipe Aurelio Ojeda, y quien a su vez, habría recibido una llamada de la rectoría de la UABCS, solicitado la presencia de las fuerzas de seguridad para –según explicaron— inspeccionar a un alumno que había temor fundado de que atentara contra una maestra y sus compañeros.

Lo anterior, según un escrito obtenido por MetrópoliMx, fue a petición de alumnos del quinto semestre de la Licenciatura en Derecho a través de un escrito enviado al rector de la UABCS, Dante Arturo Salgado González, y solicitando que se tomaran “medidas de precaución”, revisando las “pertenencias del alumno en su presencia” sin “violentar sus derechos”, por que –de acuerdo al escrito– “no dejamos de preocuparnos o solo tomarlo como una broma”, y quienes expusieron que compartían el mismo edificio con el alumno Alejandro Virgen Manríquez.

Después de sitiar prácticamente la máxima casa de estudios, con una comunidad de alrededor de 8 mil estudiantes, lo primero que hicieron los agentes de la Policía Estatal Preventiva fue inmovilizar al alumno Alejandro Virgen, cuando estaba sentado en una jardinera hablado con unas amigas, y realizar una inspección física, tras ordenarle levantar de las manos.

Sin oponer ningún tipo de resistencia, el joven de 18 años, fue tomado de los brazos por dos policías, levantándolo y sentándolo de nuevo y solicitando información sobre su mochila.

Tras ir en busca de la mochila, los agentes, observaron que no tenía ninguna arma, precediendo a preguntar textualmente: “¿Dónde está el arma?”, recibiendo como respuesta del alumno que “no tengo ningún arma”, por lo que los policías solo atinaron a mover la cabeza en forma negativa.

Así, tras ver que no había ninguna evidencia, y proceder a explicar el alumno que si su presencia obedecía por lo que habían comentado en el grupo de WhatsApp, entonces les quería informar que todo lo sucedido había sido una broma y un juego entre él y sus compañeros.

No obstante, y para no dar la vuela en vano, los agentes policiacos, procedieron a esposarlo y subirlo a la cabina trasera de una patrulla y sacarlo de la máxima casa de estudios.

Aún y cuando los agentes primero dijeron que “lo llevaría a su casa” y hablarían con su mamá, finalmente la unidad detuvo su marcha en la entrada de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

En el sitio, un policía informó al estudiante que por órdenes superiores iban a bajarlo, retirando las esposas al alumno y recomendado que  si quería hacer “algo así”, no involucrara a terceros y lo convido a suicidarse en su casa.

 

La postura oficial

Después de estallar la crisis, la UABCS, salió a justificarse textualmente de la siguiente manera:

1.- Tuvo conocimiento de una amenaza a través de redes sociales (sic) que involucra a u estudiante e inmediatamente accionó el protocolo (sic) que la institución tiene que consiste en canalizar a la persona al área de psicoeducativa de la Universidad. Posterior a su valoración y con el conocimiento de su familia se canalizó a una institución de apoyo profesional (sic).

2.- Es importante mencionar que para este tipo de casos la UABCS cuenta con el apoyo de instancias de seguridad pública que a su vez también activaron sus medidas de prevención.

3.- Las autoridades universitarias están en constante comunicación con las autoridades de Seguridad Pública y atentas al caso.

4.- Se exhorta a los integrantes de la comunidad a ser cuidadosos con la información que se genere y estar pendientes a los comunicados oficiales. Hasta el momento, las actividades académicas y administrativas de la Universidad se están realizando de forma normal.

Posteriormente, el rector de la UABCS, Dante Salgado González, ofreció una entrevista en el programa de Panorama Informativo, exponiendo que había tenido conocimiento del caso una semana anterior, cuando llegó a sus manos, por lo que el joven de 18 años fue remitido al área psicoeducativa, y la cual consideró que el estudiante ocupaba un apoyo “más solido” del que se podía ofrecer en la máxima casa de estudios.

En esa misma semana, según explicó, la familia del joven fue informada del caso y se canalizó con un especialista del tema.

Infortunadamente, el tema creció demasiado en redes, hasta generar, yo diría mucho más que inquietud, y eso nos llevo al siguiente nivel, digamos, del protocolo de pedir ayuda al área de seguridad publica”, expuso, y agradeció públicamente al Secretario de Seguridad Pública del Estado, Germán Wong, porque “se atendió de manera muy ágil”.

Tuvimos que pasar a esa fase, a petición de los alumnos de derecho, aunque en el contexto que nosotros tenemos, y por la información que tenemos, no señalaba a un muchacho agresivo, digamos”, comentó, refiriendo que nunca hubo una amenaza directa contra alguien en particular ni siquiera a una maestra.

Yo diría que las amenazas o comunicados en redes sociales (sic) que genera el muchacho, en donde hay fotografías que, a su vez, él baja de redes, de un par de armas, digamos que generan una multiplicidad de comunicaciones, y nosotros ya sabemos que a medida que esto va pasando de una persona a otra, eventualmente puede alterarse el contenido de la información al grado que la comunicación que circulaba era que el muchacho iba armado, incluso había exhibido un arma dentro de la universidad. Categóricamente, puedo decir que no ocurrió así”, citó textualmente.

Sin embargo, el rector universitario dijo que debido a la “inquietud” de alumnos de otras carreras, tomaron la decisión de solicitar la intervención de las áreas de seguridad pública “entrenadas” y “preparadas” para eventuales casos de agresiones de otra naturaleza, y después de revisar su mochila, se le invitó a salir de la universidad.

Nosotros estamos viendo la parte que no se vio en redes que es que requiere otro tipo de ayuda para nosotros en el contexto de su expediente, es un muchacho que requiere soporte emocional, y nosotros estamos buscando los canales”, comentó y agregó que tenían convenios con instituciones que “seguramente se lo van a brindar”.

El rector de la UABCS, Dante Salgado González, hizo el compromiso público de esperar los resultados de una evaluación psicológica y psiquiátrica de Alejandro Virgen Manríquez, a fin de definir  la situación del joven de 18 años.

 

De la broma a la psicosis

Un día después del debate sobre la ilustración compartida por el estudiante Alejandro Virgen, es decir, el tres de septiembre, el tema llegó a una maestra , y quien habló con todo el grupo, preguntando textualmente ¿Quién lo tomó a broma?, por lo que casi todos los alumnos levantaron la mano, quedado el tema concluido en el grupo estudiantil.

No obstante, dos alumnos no quedaron conformes, sobre todo por una evidente sensibilidad registrada por el suicidio de un estudiante de criminología de otro grupo ocurrido anteriormente, y los cuales hablaron con sus padres para que solicitaran esclarecer el caso,  porque cuando preguntaban si era real lo que había compartido en el grupo de WhatsApp, Alejandro Virgen contestaba siempre “quieran lo que quieran creer”, en un plan de humor negro, y pensando: “¿Quién soy yo para dar explicaciones?”.

De hecho, durante la semana –tras compartir la imagen– el área de psicoeducativa de la UABCS, solicitó hablar con el joven Alejandro Virgen, cuando tomaba la clase de Introducción al Derecho, interrogándolo sobre temas personales para hacer una evaluación de riesgo.

Tras concluir la entrevista, el joven de 18 años, todavía en tono de broma, invitó al psicólogo a su “”suicidio”, lo que generó una molestia al punto de la alarma, por lo que fue llamada su mamá para hablar sobre el caso de su hijo.

Durante una entrevista exclusiva con MetropoliMx, el protagonista de esta historia, Alejandro Virgen Manríquez, habló por primera vez del caso, después de 15 días de ocurrido, y lo primero que señaló es que el tema “fue sacado completamente de contexto” por los medios de comunicación, ofreciendo datos e información falsa y amarillista, buscando ganar audiencia y explotando el morbo de la gente.

Entra la principal información que salió a la luz pública fue él “haría una masacre en la universidad”, “planeaba asesinar otros alumnos” y “amenazado de muerte a una maestra”.

“¿No sé ni siquiera de dónde sacaron todo eso?”, se preguntó, y comentó que fuera “tanta la desinformación que hasta dijeron que había planeado la matanza inspirado en serie de Netflix”.

Fue mucha mentira para agrandar la cosa y tener más lectores, y pues también darme una mala fama, buscando ganar lectores y generar amarillismo, y al final, el morbo vende”, dijo sonriendo.

Dijo que tras su amarga experiencia, entendió que “no toda la gente tiene su humor” y sabe que “no todos lo van a tomar a broma”, y “menos sino me conocen”.

 

Las irregularidades

A pesar del compromiso público del rector Dante Salgado González, y faltando a su palabra, el pasado 11 de septiembre, la UABCS, emitió el siguiente comunicado de prensa:

… La Universidad Autónoma de Baja California Sur informa, en relación con los hechos suscitados en días pasados con uno de sus estudiantes que fue señalado de amenazar a compañeros de estudio, que el día miércoles 11 de septiembre, como se había anticipado, y una vez valorados todos los elementos del caso, se tomó la decisión de suspenderlo temporalmente para que pueda recibir ayuda profesional. Esta decisión fue notificada de manera personal al alumno y su señora madre…

…Una vez que nuestro estudiante cumpla con la recomendación de recibir ayuda terapéutica, podrá continuar con sus estudios y la Universidad le ofrecerá los apoyos académicos y psicoeducativos que requiera…

… La Universidad Autónoma de Baja California Sur reitera que cualquier alumno relacionado con la seguridad de la comunidad, es de la máxima importancia; agradece a la Secretaría de Seguridad Pública su apoyo e invita de nuevo a estudiantes, personal docente, administrativo y directivo a seguir manteniendo como guía los valores que distinguen la condición de universitario…”.

Sobre esta situación la madre del alumno, Alejandra Manríquez, expuso que el caso de su hijo es un mero montaje, partiendo de una valoración superficial del psicólogo universitario, y donde sin ningún tipo de estudio o pruebas científicas hasta el momento, asegura que su vástago “está dañado psicológica y psiquiátricamente”, argumentado que “requería atención inmediata por parte de la Unidad de Atención Mental”, por el simple hecho de haber compartido una ilustración gráfica y bromeado con sus compañeros, como suelen hacerlo muchos jóvenes de hoy en grupos de WhatsApp y redes sociales, y no por eso, tienen una enfermedad mental.

La madre del estudiante tiene basta experiencia como directora escolar acumulada durante muchos años, y dijo conocer perfectamente los protocolos en este tipo de situaciones, por lo que puso en evidencia lo arcaico de los supuestos protocolos de la UABCS, ya que primero nunca investigó toda la situación real y el contexto en que sucedieron las cosas, porque el psicólogo ni siquiera conoce la imagen que detonó el caso, tal y como lo admitió con la maestra, tampoco recolectó información para revisarla y analizarla, y entonces llamar a los padres de familia y valorar la situación.

Lo único que hizo fue hablar superficialmente con el alumno, dictaminar (sin ninguna prueba) que el alumno está dañado psicológica y psiquiátricamente, y concluir que requiere atención inmediata.

Mi hijo desde pequeño tiene una forma de bromear diferente del común de la gente, mi familia y sus amigos lo conocemos y sabemos que él juega mucho con el humor negro”, relató y expuso que aceptó la propuesta de llevar a su hijo a realizar un estudio profesional a la Unidad de Atención Mental, a pesar de que sabe que su hijo “no tiene ningún problema psicológico y psiquiátrico”, como asegura el psicólogo de la UABCS.

El estudiante Alejandro Virgen Manríquez aceptó someterse de manera voluntaria a la evaluación, y demostrar que no era ningún peligro para nadie, tal y como busca hacer creer el área psicoeducativa de la máxima casa de estudios.

Es una área completamente incapaz y me avergüenza a ver tratado con este tipo de gente”, dijo la madre del joven que apenas acaba de cumplir los 18 años y todavía atraviesa por un proceso de maduración.

Aunque la valoración oficial ya fue realizada, aún no son expedidos los resultados formales.

La madre dijo haber hablado con su hijo sobre el caso y lo aconsejo “ser cuidadoso” de lo que “uno dice” y “uno comenta”, porque lo que comenzó como un juego trajo graves consecuencias, porque “vivimos en una sociedad que desgraciadamente juzga muy rápido”.

La profesora dijo haber investigado todo lo que sucedió, recolectado información y datos del caso, a través de los mensajes del grupo de WhatsApp, porque necesitaba obtener todos los elementos y saber cómo, de dónde y porqué  había sucedido eso.

Nunca hubo una amenaza real y contra alguien en particular. Descontextualizaron todo los medios de comunicación que tocaron el punto, extrayendo pequeñas frases de las conversaciones de WhatsApp, utilizándolas para desvirtuar toda la información, dañando a mi hijo y a mi familia”, aseguró.

Lo más grave es que la rectoría autorizó el ingreso de policías armados hasta los dientes al campus universitario para ir sobre un estudiante que si acaso tenía un lápiz para dibujar, y donde no encontraron ni un arma y no opuso resistencia, pero fue sacado, como si hubieran encontrado un arsenal y se tratara de un peligroso criminal, y todavía abandonado en una calle obscura a expensas de lo que pudiera pasarle.

Finalmente, y sin tener ninguna prueba científica y menos el resultado de la evaluación psicológica y el psiquiátrica de la Unidad de Atención Mental, Alejandro Virgen Manríquez fue suspendido por el resto del ciclo escolar 2019, en una reunión donde estuvo el abogado general, el director de docencia educativa, el jefe de departamento de la licenciatura de criminología, el secretario técnico y analista jurídico.

La justificación –según el cuerpo técnico universitario—es porque el joven había reprobado el estudio psicométrico, realizado al joven antes de entrar a la UABCS.

“Entonces ¿por qué le permitieron ingresar a la escuela?, si según ellos, había salido mal de ese exámen”, preguntó finalmente la madre del joven, y quien prepara una batalla legal para defender a su hijo, porque de entrada se violaron sus derechos humanos, fue privado de estudiar y ahora hasta buscan tratarlo como psicopata.

Última Hora:

Hoy por tarde, la Unidad de Atención Mental, hizo entrega de los resultados de la valoración de Alejandro Virgen Manríquez, arrojando resultado negativos en daños psicológicos y psiquiátricos, por lo que el caso del estudiante no requiere de ningún tipo de tratamiento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here