Mundo/México/Noticias.- México es uno de los países más peligrosos y violentos para ejercer el periodismo, por el narcotráfico, la corrupción y la inseguridad en general, a ello ahora se le suman las muertes por Covid-19.

De acuerdo con datos de la Press Emblem Campaign (PEC), una organización sin fines de lucro Suiza, hasta el 16 de marzo 908 periodistas han muerto por Covid-19 en 70 países. De estos, 505 ocurrieron en 18 países de América Latina, es decir, el 55 por ciento.

Los tres países latinoamericanos que lideran el ranking de muertes son:

  1. Perú con 135
  2. Brasil con 113
  3. México con 89

Ecuador (42) y Colombia (38) también forman parte del top 10 mundial.

La primera muerte registrada de un periodista de América Latina ocurrió el 28 de marzo de 2020, Lauro Freitas Filho, de 61 años, editor en jefe de Monitor Mercantil. Cuatro días después, el peruano Ricardo Gutiérrez Aparicio, miembro del Colegio de Periodistas de Lima.

Los decesos más recientes son el brasileño Robson Filene de Oliveira, de 52 años, y el mexicano Hugo Sánchez Izquierdo, de 56 años, quien pasó la mayor parte de su carrera en Red de Cinco Radio, en Puebla. Ambos murieron el lunes 15 de marzo de 2021.

Puedes leer también: https://metropolimx.com/gremio-periodistico-de-bcs-esta-de-luto-fallece-ezequiel-lizalde-rodriguez/

Latinoamérica tiene un promedio diario de 1,44 muertes de periodistas. En las últimas dos semanas, se han agregado 21 muertes.

El conteo se realiza desde marzo de 2020 con base en información publicada en prensa local, encuestas de sindicatos y organizaciones nacionales de periodistas, además de búsquedas en Internet y redes sociales en diferentes idiomas.

Mayores garantías

La organización LatAm Journalism Review (LJR) comenzó a trabajar para honrar a los periodistas asesinados en el mundo y llamar la atención sobre la función social del periodismo en la lucha contra la pandemia.

Los periodistas pagan un alto precio en esta pandemia. Tienen un papel fundamental que desempeñar en la lucha contra el virus. Deben proporcionar información sobre el terreno y su seguridad está particularmente en riesgo. Varios de ellos murieron por falta de las medidas de protección adecuadas cuando realizaban su trabajo”, dijo Blaise Lempen a LJR.

La PEC quiere aumentar la conciencia de los riesgos entre periodistas, empresas de medios y gobiernos. 

Pedimos más medidas de protección para ellos y en este punto de la pandemia solicitamos vacunas tempranas para los periodistas en primera línea”.

“Este es un llamado para que los ministerios de salud, incluida la Secretaría de Salud en México, para que incluya a los periodistas en el grupo de vacunación prioritaria”.

La organización argumenta que se les debe tomar en cuenta como servicio esencial con una alta tasa de mortalidad.

Entre los periodistas mexicanos, que perdieron la vida por el coronavirus, están Ezequiel Lizalde Rodríguez, de La Paz. Gerardo Valtierra, excomentarista deportivo de Televisa, Juan Arvizu Arrioja, cronista de El Universal, Hugo Isaac Robles Guillén periodista radiofónico en San Cristóbal, Azucena Rosado Sosa, periodista digital en el sur de Veracruz, o Martín Mendoza Flores, columnista en El Debate, entre muchos otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here